Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EL PSOE analizará sus cuentas en Navarra desde 1984

El secretario de Finanzas del PSOE, Francisco Fernández Marugán, anunció ayer que la inspección sobre las cuentas internas del partido socialista de Navarra se remontará a 12 años. Fernández Marugán confirmó que ese estudio, para el que ya se han desplazado a aquella comunidad varios técnicos del partido, tardará dos o tres semanas en terminarse.El responsable de la economía del PSOE ratificó que las federaciones regionales de este partido y sus dirigentes sólo tienen autoridad para abrir cuentas bancarias en su comunidad y nunca en el extranjero. Esta alusión le sirvió para desmarcarse de nuevo de la cuenta abierta en un banco suizo por varios ex dirigentes socialistas de Navarra, entre ellos los dos últimos presidentes de la comunidad, Gabriel Urralburu y, Javier Otaño. Fernández Marugán aprovechó ayer la exposición pública de las finanzas del PSOE durante 1995 para subrayar que su partido "sólo tiene cuentas en España y ninguna en el extranjero".

"La inspección será exhaustiva y nos llevará dos o tres semanas de trabajo. Se analizarán las cuentas desde 1984 hasta el primer semestre de 1996, para clarificar las finanzas de los últimos doce años y conocer el origen de los ingresos y a qué se dedicaron", dijo Fernández Marugán.

El responsable de las finanzas del PSOE aportó un poder entregado por la ejecutiva federal del partido en julio de 1994 a Javier Otano y a otros cuatro dirigentes del Partido Socialista Navarro por el que se les facultaba para adoptar decisiones financieras, pero siempre en el ámbito de Navarra, ya que las federaciones territoriales sólo pueden abrir cuentas en su comunidad autónoma. "Si algún compañero hubiera abierto cuentas en otra comunidad, habría vulnerado la legalidad interna del PSOE con iniciativas no aprobadas por el partido e incumpliendo los poderes concedidos", apostilló el dirigente socialista.

Fernández Marugán informó que el ejercicio contable del PSOE en 1995 se cerró con un resultado positivo de 927 millones de pesetas, con una reducción de la deuda en 834 millones. En este contexto, el responsable de Finanzas socialista enmarcó los datos de los ingresos del partido en Navarra, que en 1995 fueron de 59 millones de pesetas por subvenciones oficiales y seis por el cobro de cuotas a los militantes. La deuda en esa comunidad asciende a 20 millones en préstamos a largo plazo.

Todos esos datos le sirvieron a Fernández Marugán para desligar al partido de los casos Urralburu y Otano: "Nos encontramos con el comportamiento de unas personas que han hecho un daño importante al Partido Socialista y queremos averiguar si se ha hecho daño por decisiones personales vulnerando la normativa interna".

El secretario de Finanzas del PSOE no dejó pasar la ocasión para presumir de transparencia interna en comparación con otras formaciones políticas: "Una vez más somos los primeros en explicar públicamente las cuentas; no quisiéramos ser los únicos. Lamentaría que, un año más, sólo el PSOE explicara cuál es el origen de sus recursos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de junio de 1996