Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRIBUNA

55 goles en 24 partidos, un promedio aceptable

La Eurocopa está siendo una excelente palestra para la manifestación de las filias y fobias de cada uno. El análisis de cómo se han producido los goles de cada equipo, si bien no es un rasgo totalmente definitorio de la personalidad y del juego de los equipos, si puede considerarse. un dato de peso para la polémica.- Los tecnócratas. Los defensores de los sistemas y la racionalidad en el juego pueden hacer valer los 20 goles conseguidos por medio de acciones colectivas (alto número de pases y participación de varios jugadores antes del gol).

- Los pragmáticos. La búsqueda de la eficacia por encima de todo puede reflejarse en los 10 goles producto del aprovechamiento de los errores del contrario (rechaces y malos pases) y en los nueve a balón parado (cuatro penaltis, una falta directa, y cuatro saques de esquina).

- Los estetas. Los cuatro goles en acciones individuales y los 11 realizados en acciones de grupo (dos o tres jugadores resuelven de forma espontánea) son un buen argumento para los estetas y defensores de la imaginación y, de la creatividad de los jugadores por encima de los sistema.

- De menos a más. La evolución goleadora a lo largo del campeonato refleja las fases estratégicas de las grandes citas. La primera jornada suele responder a la necesidad de no perder (13 goles), mientras que las dos últimas se construyen sobre la obligación imperiosa de ganar (17 y 25).

- Hasta el pitido final. 12 goles en los 10 minutos finales de los partidos. Y el 83%, en las últimas jornadas. Los competitivos son los que mantienen la concentración pese a la fatiga. No hay que despreciar el cansancio, pero pesa más la voluntad, la confianza y los recursos estratégicos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de junio de 1996