Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Reino Unido aprueba una ley que pone más restricciones al divorcio

ILa Ley de Familia, piedra angular del programa legislativo conservador británico, que suprime el concepto de culpabilidad en las causas de divorcio, está por fin lista. La nueva normativa, que entrará en vigor en 1998, acaba con los divorcios rápidos por adulterio o comportamientos irregulares de una de las partes. Los cónyuges deberán esperar además 18 meses -en lugar de los 12 actuales- para obtener la separación definitiva. En un intento de reforzar la institución matrimonial, el nuevo texto les anima a reconciliarse y a dirimir la custodia de los hijos o el reparto de bienes fuera de los tribunales.

Después de 12 meses de agrios debates parlamentarios, de las críticas morales surgidas del ala más radical del conservadurismo y de las enmiendas laboristas destinadas a que las esposas reciban parte de la pensión de sus ex maridos, la ley recibió la noche del lunes el visto bueno para ser incluida en el equivalente al Código Civil.

Presentada como la ley más ambiciosa y polémica de los últimos 25 años, refuerza además las medidas de protección contra la violencia doméstica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 19 de junio de 1996