Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nuevas amenazas de muerte al ex presidente de la Asamblea regional

"Pedro Díez, segundo aviso. Patria o muerte. Arriba España". Esta es la tercera amenaza que el anterior presidente de la Asamblea de Madrid, Pedro Díez (IU), ha recibido desde que en octubre pasado se erigió en parte acusadora del caso de David Martín, asesinado en Arganda del Rey (29.000 habitantes) por ultras.Como la vez anterior, la pintada ha sido realizada con aerosol negro en la puerta de la asociación de vecinos de la localidad, y como en aquella ocasión, firmada por la organización de extrema derecha FE de las JONS, acompañada de los emblemas del yugo y las flechas y el víctor del régimen franquista.

Desde el 15 de marzo, fecha de la segunda amenaza, Diez mantiene ante la Guardia Civil una denuncia contra Falange Española, con el objeto de saber si este partido se hace responsable de la pintada. En todo este tiempo no ha recibido ninguna respuesta directa de Falange y la única noticia la ha tenido a través del alcalde de Arganda, Ginés López. "El alcalde me comentó que había recibido una carta de Falange en la que se desvincula de estas amenazas, pero personalmente no he visto la carta", señala Díez.

Díez, quien también fue alcalde de Arganda durante 14 años, considera que estas pintadas no son una broma de gamberros que se hayan tomado unas pastillas: "Es una operación de comando organizado y no sé si llegaré a tener el tercer aviso". El ex presidente de la Asamblea considera que estas amenazas se dirigen a lo que él representa: "En mí se personifican unos valores democráticos y las amenazas son contra la dernocracia". Una situación que Díez considera preocupante: "Pido a las autoridades y al poder judicial que investiguen a fondo lo que está ocurriendo y tomen las medidas oportunas".

Pedro Díez trabaja ahora como profesor en un colegio público, al tiempo que milita en el ámbito ecologista como miembro activo de la Federación Amigos de la Tierra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 9 de junio de 1996