Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES EN RUSIA

Los sondeos no aciertan en las elecciones de San Petersburgo

Los sondeos parece que se han equivocado en los pronósticos sobre las elecciones para la alcaldía de San Petersburgo celebradas ayer. El teniente alcalde, Vladimir YákovIev, figuraba anoche en cabeza, en contra de las previsiones, por delante del primer edil, Anatoli Sobchak, tras el recuento de los primeros votos. Yakóvlev contaba con un 29,7% frente a un 23,8% de Sobchak, según la agencia Interfax, pero es casi seguro que deberán recurrir a una segunda vuelta al no lograr más del 50% de sufragios.. El tercero de los favoritos, Yuri Bóldirev, jefe de la Comisión Contable de Rusia aparecía muy por detrás, con 11,2%. En total, se presentaban 18 candidatos (todos ellos hombres), cuatro de los cuales se retiraron a última hora.Las elecciones quedaron legitimadas al haberse alcanzado más del 25% de participación electoral que la ley exige. Tenían derecho a voto 3,5 millones de personas. Por las características de los candidatos y las opciones representadas, estos comicios no pueden interpretarse como un sondeo para las presidenciales del 16 de junio, pese a que Sobchak las considera como "un en sayo general".

Como en Moscú, el electorado de San Petersburgo tiene su propia personalidad que no se inscribe en las tendencias generales del país. La popularidad del actual alcalde está muy por debajo de la del edil de Moscú, Yuri Luzhkov, un hombre enérgico y emprendedor que ha limpiado la capital de Rusia y ha emprendido un ambicioso programa de obras públicas. Sobchak es un profesor de derecho que se dio a conocer como diputado de la URSS. Como Luzhkov, Sobchak apoya la candidatura de Yeltsin a la presidencia.

Bóldirev, que estuvo asociado políticamente con Grigori Yavlinski en las legislativas de 1993 y después se distanció del actual candidato presidencial, es también conocido por su activa campaña contra la corrupción cuando trabajaba como Inspector General del Estado, puesto del que fue cesado cuando quiso iniciar investigaciones en Moscú y Yekaterinburgo, en los Urales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de mayo de 1996