Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRIBUNA

Al santoral

El póquer. Kiko, Caminero, Pantic y Simeone han sido el póquer de ases del Atlético en esta temporada. Ayer fue día de Kiko. Imponente en lucha y atención, pero sobre todo en calidad. La recuperación de este jugador, que empezó como una promesa fulgurante en el Cádiz y se sumió después en el marasmo de confusiones del Atlético de poco tiempo atrás, es una de las cosas que más hay que agradecerle a Antic.El segundo gol. Ningún atlético presente en el estadio lo va a olvidar. Es de los goles que quedan. Todo estaba muy difícil. El Valencia había ganado, el Atlético estaba desconcertado y el reloj corría. Kiko encontró un gol donde no lo había. Y ese gol le coloca en el. santoral atlético.

El Atlético de ayer. Pesan los partidos y pesan los nervios. El Atlético ha recorrido toda la temporada con muy pocos y lo notan. Y la proximidad de la meta agobia todavía más. Eso justifica la hora de mal juego que ofreció el equipo: los primeros 15 minutos y toda la segunda parte.

El Atlético de mañana. Sin duda, es el que vimos durante media. hora de la primera parte: la colocación de siempre pero más velocidad, más alegría, más juego por los costados, con Biaggini luciendo su velocidad por la izquierda, con las virtudes mostradas durante el campeonato más algunas que están llegando. El año que viene puede ser un equipo importante.

El Salamanca. Con o sin maletines, que ya no son noticia, el Salamanca hizo lo que debía: jugar al límite de sus posibilidades.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 13 de mayo de 1996