Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NECROLÓGICAS

Raúl Nuñez, escritor

Ha dejado de oír el aullido del mundo, con el que dio título a la sección que mantenía en la cartelera Turia, de Valencia, la publicación en que comenzó a colaborar en 1990 y que ha sido su último refugio para la escritura. Raúl Núñez, el autor de novelas urbanas como Sinatra (1984) o La rubia del bar (1986),murió en Valencia el pasado martes y hoy, a las 11.00, será incinerado en el crematorio del cementerio general.Nacido en Buenos Aires en 1946, se instaló en Barcelona en 1971, donde vivió hasta 1988 y en cuyas calles ambientó las ficciones de sus libros, recorridos por personajes de la dura vida del asfalto, las barras de bar. y las noches de alcohol. Nueve novelas (Derrama, whisky sobre tu amigo muerto, People, Sinatra, La rubia del bar o A solas con Betty Boop, son algu nas de las más conocidas) y una antología de sus artículos en Turia son parte del bagaje que deja este hombre tocado por la manía de escribir para contar el mundo de la ciudad y poner al descubierto sus entrañas.

Solitario y rebelde, Núñez nunca abandonó una mirada a la vez ácida y comprensiva, siempre conmovedora, sobre los espacios más inhóspitos de la realidad urbana. Sus obras fueron llevadas al cine en varias ocasiones. Así, Sinatra, tal vez su libro más conocido, que fue considerado por Le Monde como una de las mejores novelas traducidas al francés en 1987, fue llevada a la pantalla por Francesc Betriu. La rubia del bar, por otra parte, se convirtió en película de la mano de Ventura Pons.

Hasta la última semana, muy enfermo ya, Raúl Núñez mantuvo su ventana hacia los lectores a través de su colaboración en Turia, cuyo equipo de redacción se ha encargado de organizar la despedida que hoy le rendirán sus amigos. Las calles de la Valencia nocturna, sus rincones y locales más secretos, han perdido a un hombre que vivió intensamente, a un escritor que fue fiel a su espíritu inconformista y lúcido.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de mayo de 1996