Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
BALONCESTO CUARTOS DE FINAL

Madrid y Barça arriesgan su grandeza

Caja San Fernando y Taugrés tratarán hoy de sentenciar a los dos grandes

El Caja San Fernando, un equipo que se ha movido con sigilo por la ACB, siempre apartado de las grandes citas, reclama por fin los focos. Se prepara en Sevilla una ceremonia ruidosa. Se trata de estirar la historia a costa de un Madrid fatigado, con aire patibulario, que llega al Palacio Municipal de San Pablo (20.30 horas) arriesgando el lustre de su palmarés. Una derrota en Sevilla equivale al destierro a la Copa Korac, más que un premio, un castigo para un equipo con la mejor vitrina del Continente y que este año abrazó dos sernifinales (Liga Europea y Copa del Rey) pero se quedó sin título. La Liga, su última oportunidad, empezó a encarecerse a las primeras de cambio.Petrovic, el técnico croata del Caja, ha elegido el camino más corto para estrechar el cerco de uno de sus grandes antagonistas, el serbio Obradovic. El primer golpe lo dio en la cancha madridista, el segundo forma parte de la tramoya: sus encendidas declaraciones agrandan el choque hasta convertirlo en su gran desafío -"El Madrid está medio muerto. Hay que terminar de matarlo"-Le queda el disparo de gracia.

No será fácil para el Caja San Fernando. La herida del Madrid es tan profunda que pesa en el ambiente por encima de la buena salud del equipo sevillano como elemento de desequilibrio. Petrovic envuelve la cita de hoy como la del último viaje. Para él no existe un tercer partido: "Estoy convencido de que la eliminatoria de cuartos terminará en Sevilla". Pero el croata no está tranquilo. "La clave en defensa volverá a estar en el marcaje de Arlauckas, aunque sería de locos pensar que este jugador va a estar aquí tan mal como estuvo en Madrid. Sé que Obradovic pondrá alguna trampa novedosa".

Todo dependerá del duelo entre el jugador más valioso de la Liga regular, Michael Anderson, y uno de los ala-pívots más deslumbrantes del campeonato, Joe Arlauckas. Si el neoyorquino repite el suceso del primer encuentro el Madrid habrá encargado su funeral. La tarea de Anderson es bien sencilla: echarse el partido a la espalda y confiar en que Warren Kidd barra los tableros. Las opciones del Real Madrid crecerán, si Obradovic posee la fórmula para detenerle. Ismael Santos puede recibir ese ingrato encargo.

El Barca rehúye el mero análisis de una posible derrota hoy en la pista del Taugrés de Vitoria (20.30, La 2). Los azulgrana no admiten otra hipótesis que vencer, lo cual les permitiría fiar la resolución de la eliminatoria a su ventaja de factor campo en el tercer partido que se disputaría el domingo en el Palau Blaugrana (21.00). Sin embargo, el grupo azulgrana, primero en la fase regular, es un tanto alérgico a su propia pista (13 victorias y 6 derrotas sin contar con la que sufrió el martes ante el Taugrés por 90-94) mientras que lejos de ella se ha mostrado como un equipo muy sólido (17 triunfos y sólo dos derrotas).

Aíto García Reneses, el entrenador del Barcelona, desafía tanto a su equipo como al Taugrés: "La consecución del triunfo en Vitoria pasa por demostrar nuestro carácter y superar la presión y los nervios. El Taugrés acudió al Palau Blaugrana habiendo conseguido sus objetivos en esta temporada y ahora estará, saboreando la miel en sus labios. Habrá que ver el carácter que tiene y comprobar si eso le supone un poco de presión

Estudiantes y Unicaja afrontan el segundo partido con la solvencia de haberse paseado en el primer encuentro, ante Amway y TDK Manresa, respectivamente. Los colegiales viajan a Zaragoza (Pabellón Príncipe Felipe, 21.00, Sportmanía) con la única misión de sentenciar, la eliminatoria. El TDK Manresa no se amilana por el correctivo que sufrió en la pista del Unicaja de Málaga (90-69). El conjunto manresano admite su inferioridad en el primer partido pero confía en sus posibilidades en el partido de hoy en el Nou Congost (20.30).

Ayer, en el primer partido para el descenso, el Gijón se impuso en Orense, 74-80.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de mayo de 1996