Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vuelve el drama

Series y telefilmes de intriga y acción copan el mercado internacional de Cannes

, La ficción dramática, en serie o como película para televisión, ha vuelto con fuerza al mercado internacional de Cannes, donde este género no sólo ha cerrado las mejores ventas, sino también una buena parte de los proyectos de producción o coproducción presentados en el marco de esta feria, que finalizó el pasado miércoles. Esta tendencia, a la que han contribuido éxitos mundiales como Urgencias y Expediente X, es la que se refleja también en las compras de las cadenas españolas, que por otro lado tienen cubierta la cuota de telecomedia con la producción propia.No hace tanto tiempo, las telecomedias de importación se compraban para la franja noble de la noche, el prime time. Ahora es la sobremesa y la tarde su lugar natural. No sólo en España, también en el resto de Europa. Entre las que vuelven con nuevos episodios figuran Roseanne (que aparecerá pronto en las autonómicas ya como divorciada), o Salvados por la campana, en Antena. 3. Esta cadena se ha hecho un buen aprovisionamiento también de telecomedia añeja, porque de eso vive su programación. Regresarán a su parrilla Los problemas crecen, y una nueva Grace al rojo vivo -que ya emitió Tele 5 por la tarde-, que será programada con un nuevo doblaje en la franja del mediodía. De lo verdaderamente nuevo, la única sorpresa del año es 3rd Rock from the Sun, también adquirida por Antena 3.

MÁS INFORMACIÓN

Capítulo aparte y sustancioso ha representado, como otros años, la compra de telefilmes. Estas películas hechas para la pequeña pantalla tienen dos ventajas: la buena relación coste/resultado de audiencia y su capacidad para hacerse pasar por cine cuando no lo hay. Si Tele 5 y Antena 3 los suelen programar a primera hora ole la tarde, cuando TVE y algunas autonómicas echan mano del serial, es, como se ha visto en Cannes, porque la mayoría pertenecen a un subgénero hoy en alza que puede describirse como el de "mujer en peligro físico o emocional", y que está dirigido directamente a la audiencia femenina.

Decenas de títulos con este esquema -la víctima de la semana- y un tratamiento ligeramente sensacionalista llenan los catálogos de títulos como Kiss and Tell (Tele 5), en el que una mujer se entera por la amante de que su marido de que éste planea asesinarla. Audiencia femenina, pero de la que no frecuenta el culebrón, es la que puede gustar de la identificación con esas mujeres duras como la lija de la británica Lynda La Plante (Principal sospechoso). La de The Governor II (TVE) es especialista en enfrentarse a motines en cárceles de alta seguridad.

De la BBC llegará también el maquiavélico Francis Urquhart, en la tercera entrega, Final Cut (autonómicas), de la trilogía protagonizada por Ian Richardson, en el papel del político más manipulador e intrigan te de la historia de la televisión. Son también mujeres, aunque no víctimas, las protagonistas de The Sculprtress y Silent Witness (autonómicas), dos series de la BBC que eran novedad en el mercado.

En el otro extremo, y con la mirada en el sexo opuesto, las películas y, series de acción y tetosterona se han vendido como rosquillas. Soplan vientos de Hong Kong en este terreno, como Once a Thief (Tele 5), una creación de John Woo. Nash Bidges, lo último de Don Johnson, es otra adquisición de Tele 5. Antena 3 ha comprado en pre-producción The Cape, con aspirantes a astronautas en Florida.

Se han visto en Cannes muchos telefilmes y series basados en películas, como The Big Easy (Antena 3), Mortal Kombat (Antena 3), o Midnight Run, uno de los mcos títulos de ficción cerrados en esta etapa de transición por TVE. La serie más promocionada de Paramount, The Sentinel, un policía que aúna puño y percepciones extrasensoriales, también recalará en alguna cadena española, aún sin confirmar.

La ciencia ficción ha estado más visible que nunca en Cannes. Desde el remake de la mítica serie inglesa Doctor Who (pasó por las autonómicas), a las producciones de Sam Raimi: American Gothic (que la compró anteriormente TVE), y Xena, que junto a Hércules han generado un verdadero culto por los superhéroes camp. O los nuevos Dana y Scully (Eric Close y Megan Ward), que en Dark Skies (dos cadenas sin Expediente X han hecho ofertas) se ven envueltos en una guerra secreta entre una agencia gubernamental y, fuerzas inexplicables.

También están a la espera de emisión grandes coproducciones Como Nostromo (BBC, TVE, RAI), de la que se presentó un avance en Cannes y está en fase de posproducción; Moisés, la última entrega de La Biblia y Dead Mans Walk (ambas de Antena 3).

Por lo que se refiere a la ficción animada, cada vez está más clara la simbiosis entre el show business y, la industria del juguete. Que las series podían generar un merchandising millonario se descubrió en los sesenta con la serie de Hanna Barbera Huckeberry Hound y ahora Sky Dancers, una muñeca cruce entre Barbie y Campanilla, ha generado en venta de juguetes 12.400 millones de pesetas. Se espera lo mismo de su secuela Dragon Flyz (Antena 3), -animación franconorteamericana que ya tiene en producción 16 versiones de los guerreros protagonistas.

El caso Power Rangers no le va a, la zaga, y pronto estará acompañado en Tele 5 con la novedad Power Rangers Zeo. El negocio de licencias para la fabricación de objetos relacionados con las series alcanzó en 1995 la cifra de siete billones de pesetas en Estados UnIdos y Canadá.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 28 de abril de 1996