SÍMBOLO DE ÉTICA Y COMPROMISO

Muere Aranguren, conciencia de la España libre

Conmoción en el mundo intelectual por la desaparición de un protagonista de la lucha contra el franquismo

, "Decepcionado y muy poco ilusionado por lo que le quedaba por ver, se ha ido en el momento oportuno". Las palabras de su discípulo y heredero intelectual, el catedrático de ética Javier Muguerza, desprendían mucha tristeza y algo de amargura. Los amigos de José Luis López Aranguren caminaban despacio ayer en su despedida. El tanatorio de Madrid, adonde fueron trasladados los restos del filósofo fallecido en la madrugada en la clínica Moncloa, se inundó con la palabra ética. "Aranguren era el testimonio de la ética que este país tanto necesita", señaló Enrique Miret Magdalena. "Era un referente para todos los que buscan decir la verdad de lo que sienten", dijo su amigo el jesuita José Gómez Caffarena. Su compañera y sus hijos eligieron unas lilas y dos rosas rojas para despedir al profesor y modelo de intelectual crítico e independiente.Aranguren llevaba unos días ingresado en la clínica Moncloa de Madrid, afectado de una crisis renal que parecía haber superado. El martes había, pasado un día tranquilo. Sus hijos y amigos habían estado con él hasta tarde. A las once de la noche, Javier Muguerza habló de nuevo con la persona encargada de su cuidado está tranquilo", le dijeron-. Apenas una hora y media más tarde fallecía.

Más información

Tanto la familia real como el presidente del Gobierno en funciones enviaron telegramas de condolencia a la familia del filósofo. "Con su muerte, los españoles perdemos no sólo uno de nuestros mejores maestros y pensadores, sino también uno de los más vigorosos referentes del valor ejemplar del compromiso ético, político y cívico", expresó Felipe González en su mensaje.

"¿Yo, su discípulo preferido? No, él sí era mi profesor preferido", señaló Javier Muguerza, catedrático de Ética de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en el exterior del tanatorio. "Marcó una época en la universidad española y en la conciencia del país. Su muerte supone un cambio de época. Él se sentía ajeno al curso de los acontecimientos actuales. Estaba decepcionado y muy poco ilusionado por lo que le quedaba por ver. Se ha ido en un momento oportuno, como cuando le echaron de la universidad. Gente como Aranguren puede hacer que este país merezca la pena", añadió.

Cristiano heterodoxo

Intelectuales, algunos políticos y muchos filósofos acudieron a rendir el último homenaje al pensador fallecido y a dar el pésame a la mujer con la que compartió gran parte de su vida, Magdalena Moral, y a los seis hijos de su matrimonio. El director del Instituto de Fe y Secularidad, el jesuita José Gómez Caffarena, destacó de su gran amigo su bondad. "Era un buen creyente cristiano. Un hombre único en cuanto a la libertad de pensamiento en las coyuntura más difíciles., Creó una escuela de pensamiento, ético de la que nos hemos beneficiado todos", dijo Gómez Caffarena, quien hoy ofrece en la Residencia de Estudiantes una conferencia en tomo a las lecciones de Aranguren, un ciclo creado hace cinco años por el Instituto de Filosofía. "No lo suspenderé, es el mejor homenaje que le podemos hacer", señaló.Enrique Miret Magdalena conoció a Aranguren hace 44 años. "Con él desaparece uno de los pocos intelectuales críticos, comprometidos e independientes", dijo el teólogo, quien destacó al "gran cristiano heterodoxo, creyente pero crítico e inconformista". "Aranguren representaba la ética que este país tanto necesita. Y la coherencia. Lo que él pensaba era su vida y su lucha", añadió.

Ludolfo Paramio, miembro de la ejecutiva socialista, aunque no compartía la opinión de Aranguren sobre los representantes del poder, acudió ayer a dar el último adiós a un hombre del que valoró "su compromiso e influencia a favor de la tolerancia en la generación que vivió el franquismo".

Otro socialista, Carlos López Riaño, animo a la juventud, a la que tanto se había dedicado Aranguren, a continuar ese magisterio. Antonio García Santesmases, filófoso, y también socialista, fue discípulo de los discípulos de Aranguren. "Es una figura esencial del pensamiento español. Un hombre que desde Ortega marca el punto más alto de nuestro pensamiento posterior a la guerra civil", dijo. El ministro de Educación y Ciencia, Jerónimo Saavedra, también fue a darle un último adiós al maestro. "Esta muerte supone la pérdida de un líder moral e intelectual", dijo. "Fue la guía intelectual para todos los sectores progresistas de nuestra país".

La muerte de Aranguren fue lamentada también por Jordi Pujol, que en Barcelona le recordó como "un buen amigo de Cataluña".

El filósofo y catedrático Gustavo Bueno declaró ayer que Aranguren es, sobre todo, una figura característica de la transición. "No creo que su obra sea una aportación a la filosofía, porque no ha fundamentado una doctrina concreta, sino otra cosa. Ha sido un gran profesor, un gran expositor y su papel en otros aspectos ha sido muy relevante, pero sus libros son manuales o adaptaciones".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0017, 17 de abril de 1996.

Lo más visto en...

Top 50