Los elegidos de los fogones

Los mejores cocineros de Madrid enseñan gratis sus artes en el Casino

Cincuenta han sido los elegidos para tocar el cielo de los fogones. Los mejores cocineros de Madrid seis días de forma totalmente gratuita enseñándoles sus mejores artes, trucos y recetas preferidas. Zalacaín, Casa Benigna, El Cenador de Salvador, El Amparo, La Terraza y La Cucanya, este último catalán, han llevado a sus jefes de cocina - hasta el Casino de Madrid para celebrar las IX Jornadas Aprenda con los maestros, un acto convocado por Bodegas Torres y en el que han colaborado EL PAÍS y el propio Casino.Para llegar a esta suculenta situación, los seleccionados tuvieron que contestar una serie de preguntas sobre gastronomía, publicadas en este periódico y, constestarlas todas correctamente. Saber que la harina es uno de los principales ingredientes de la bechamel o que un chuletón ha de acompañarse de vino tinto en detrimento, del rosado o el blanco, fueron algunas de las cuestiones que se debían resolver. En una fase posterior y debido a los numerosos acertantes -unas 450 personas-la suerte mediante sorteo tuvo la última palabra.

Esta es la primera ocasión en que los madrileños pueden tener acceso a la iniciativa. Según Alberto Fornos, director de relaciones públicas de Bodegas Torres, "queríamos dar a estas jornadas una mayor proyección y para eso no hay ningún sitio tan idóneo como Madrid. Con este fin buscamos la colaboración de los mejores cocineros. Nuestra intención principal es recordar que: gastronomía y vinos son inseparables".

Los seleccionados comenzaron a llegar sobre las cinco de la tarde en un ambiente de: expectación y con cierto corte: se trataba de alta cocina y la, majestuosidad del recinto imponía. Feliciano Fidalgo, periodista de EL PAÍS, se encargó de presentar el acto con inmensas alabanzas hacia el vino y su importancia; Cristino Álvarez, periodista especializado, fue el encargado de introducir, a Domingo Gomáriz, jefe de cocina de La Terraza -el restaurante del mismo Casino- que rompió el hielo y dio la primera clase magistral. El menú seleccionado en esta ocasión estaba constituido por "blinis de alcachofas con vieiras a la pimienta rosa", "coquelette de pichón relleno de foie y salsa de trufa" y un "crujiente de anís relleno de chantilly y fruta de la pasión". Los alumnos, armados con papel y bolígrafo, escuchaban atentos las explicaciones del chef Una vez metidos en materia, el ambiente se hizo sumamente distendido -ya se sabe que el vino y la comida hermanan los espíritus- y comenzaron a sucederse los requerimientos de trucos al cocinero, quien antes de empezar comentó que había escogido "un menú sencillo para el que no se requieren conocimientos muy elevados". -

Esta opinión la matizaba Yolanda Bilbatúa, una treinteafiera empléada de bancá, casada y con dos hijos, quien aseguraba: "Yo cocino todos los días y estos platos me.parecen algo complicados para hacerlos habitualmente. Pero está bien saberlos. Mi marido nunca cocina

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Ana Marcos

Redactora de Cultura, encargada de los temas de Arte. Ha desarrollado la mayor parte de su carrera en EL PAÍS. Fue parte del equipo que fundó Verne. Ha sido corresponsal en Colombia y ha seguido los pasos de Unidas Podemos en la sección de Nacional. Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y Máster de periodismo de EL PAÍS.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS