Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Otro triunfo laborista en el Reino Unido amenaza la mayoría de John Major

Está vez acertaron las encuestas. Los votantes de Staffordshire South East retiraron su apoyo a los tories para otorgarle al candidato laborista, Brian Jenkins, una mayoría de casi 14.000 votos. "El resultado demuestra un giro político en el electorado", dijo en Washington Tony Blair, un exultante líder laborista. El recuento, finalizado a altas horas de la madrugada de ayer, confirmó las expectativas más optimistas del llamado nuevo laborismo, y deja reducida la mayoría conservadora en el Parlamento de Westminster a un solo diputado.

Pese a lo "decepcionante" del resultado, el primer ministro, John Major, mostró ayer su determinación a seguir trabajando, "para que le llegue" su mensaje al electorado. La escuálida mayoría conservadora permitió ayer a Blair. amenazar al Gobierno con una moción de no confianza, en cuanto se presente la primera oportunidad. Sin embargo, los tories cuentan todavía con la buena disposición de los parlamentarios unionistas del Ulster para salir adelante de cualquier situación comprometida en el Parlamento.En todo caso, la sombra de unas elecciones generales anticipadas planeaba ayer sobre los conservadores y el propio presidente del partido, Brian Mawhinney, hubo de salir al paso para decir que el Gobierno agotará su mandato. El primero que invocó la necesidad de unos comicios "cuanto antes, inejor", fue el nuevo diputado laborista, Brian Jenkins, de 53 años, que ayer celebró con sus compañeros de partido un triunfo particularmente dulce, habida cuenta de que Staffordshire es una circunscripción de la Inglaterra media, tradicional bastión de los tories. Tony Blair saludó la victoria de su partido corno un síntoma inequívoco de que las clases medias inglesas han perdido el miedo al laborismo y han dejado, de confiar en "un Gobierno cansado, errático y desacreditado".

El ministro de Sanidad, Stephen Dorrell, todavía no repuesto del desastre de las vacas locas, fue el encargado de encajar la derrota ante los periodistas. Los conservadores han perdido 35 elecciones parciales consecutivas. El Gobierno de Major, en concreto, las ha perdido todas. Dorrell se negó a sacar conclusiones sobre el carácter premonitorio del fracaso de ayer, aunque se declaró "decepcionado" con el resultado.

La elección parcial en Staffordshire se había convocado para elegir sustituto al diputado tory David Lightbown, fallecido en diciembre. Desde el inicio de la campaña electoral, a la que concurrieron 13 candidatos, quedó claro que laboristas y conservadores habían hecho de ella una especie de examen sobre el estado de ánimo de la Inglaterra media. Los resultados de ayer son concluyentes. Con un porcentaje de votantes del 59,61%, relativamente alto para el electorado británico, el candidato laborista obtuvo 26.155 votos, seguido por el conservador Jimmy James con 12.393. Los restantes aspirantes, incluida la candidata liberal-demócrata, quedaron a enorme distancia de los dos principales contendientes.

La composición del Parlamento de Westminster aparece ahora notablemente desfigurada. La supervivencia del Gobierno descansa en el apoyo que le ofrezcan los diputados unionistas del Ulster, un total de 13 parlamentarios integrados en tres partidos.

Táctica unionista

Para acallar las voces agoreras de los que ayer reclamaban elecciones anticipadas, Martin Sinyth, responsable del grupo parlamentario del Partido Unionista del Ulster, que cuenta con nueve diputados, aseguró que su partido no cambiará de táctica, ni ve razón alguna para precipitar al Gobierno hacia unos comicios adelantados.

La fecha oficial para las próximas elecciones generales es mayo de 1997. Sin embargo, el primer ministro podría adelantar la convocatoria en función de sus expectativas de éxito. Las encuestas, en las que los laboristas le aventajan en casi 30 puntos, no invitan precisamente a los tories a lanzarse a una aventura electoral precipitada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de abril de 1996

Más información

  • Los 'tories' sólo tienen un voto de ventaja