Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España instala "severísimos controles" ante el Peñón por la pasividad británica con el contrabando

El Gobierno español instauró ayer "controles severísimos" en la verja para combatir la impunidad de los contrabandistas asentados en Gibraltar, según anunció el gobernandor civil de Cádiz, César Braña. La medida se implantó después de que el director general de Europa del Ministerio de Exteriores, José Rodríguez Spitteri, transmitiese al embajador de Londres en Madrid, Anthony Brighty, el malestar español por la pasividad de las autoridades británicas. Ayer fue rescatado del mar el cadáver del guardia civil fallecido el miércoles en un incidente con narcotraficantes.

Submarinistas de la Armada y de la Guardia Civil rescataron el cadáver del mecánico del helicóptero que se precipitó al mar cuando intentaba interceptar una lancha rápida gibraltareña dedicada al contrabando.El cuerpo de José Muñoz Hidalgo se encontró a unos 14 metros de profundidad a 0,2 millas de la costa de los Caños de Meca, entre Vejer de a Frontera y Barbate (Cádiz), donde horas antes habían sido localizadas dos palas de la hélice del aparato. El cadáver fue trasladado a este último puerto.

Los dos compañeros del fallecido, un teniente y un sargento de la Guardia Civil, lograron salir con vida del accidente, que se produjo cuando el rotor de cola del helicóptero tropezó con el agua, después de que los contrabandistas le lanzasen bengalas para escapar.

Por su parte, dos de los ocupantes de lancha, un gibraltareño y marroquí, fueron detenidos, mientras que el tercero, un español residente en La Línea (Cádiz), se dio a la fuga.

1 Se sospecha que previamente desembarcaron más de 600 kilos de resina de hachís en la playa de El Retín, donde se encontró la embarcación abandonada.

Además de expresar su malestar al embajador británico, el Gobierno español reaccionó ayer endureciendo los controles en la verja. El gobernador civil de Cádiz reconoció que esta medida puede ocasionar molestias a quienes crucen la frontera, pero aseguró que resulta oportuna para investigar el contrabando de tabaco y de drogas con base en el Peñón.

En concreto, se identificará a las personas y vehículos de residentes en Gibraltar no regularizados en España y a los sospechosos de estar implicados en actividades ilícitas.

Estos controles, que ya se instauraron la pasada primavera y provocaron grandes atascos en la verja y airadas protestas de las autoridades británicas, son dudosamente eficaces, según admiten fuentes diplomáticas, pero demuestran la irritación española ante la pasividad de los responsables gibraltareños frente al contrabando y el. blanqueo de capitales.

Mafias suramericanas

Braña se quejó ayer de la falta de detenciones en el Peñón por tráfico de drogas, a pesar de las continuas protestas españolas y de que hay evidencias de conexiones con las mafias suramericanas de la cocaína.

Como muestra del "desparpajo" con que actúan los contrabandistas, el gobernador citó el hecho de que el dueño de la lancha que provocó el accidente del miércoles denunció su robo cuando supo que había sido abandonada en la playa.

Por su parte, el representante del Ministerio español de Exteriores indicó ayer al embajador británico que las medidas adoptadas por el Reino Unido para atajar los tráficos ilícitos desde Gibraltar no han sido "ni eficaces ni suficientes" y deben ser reforzadas. Rodríguez Spitteri pidió a su interlocutor que Londres "lleve a cabo una acción más firme", especialmente contra las sociedades financieras que blanquean los fondos obtenidos del narcotráfico.

El embajador Anthony Brighty expresó su pesar por el incidente y aseguró tener información directa de lo ocurrido. Esta frase se interpreta como un reconocimiento de que fue la actitud de la planeadora la que provocó el accidente. A mediados del año pasado el Gobierno de Londres instó al ministro-principal de Gibraltar, Joe Bossano, a adoptar medidas contra el contrabando y a modificar la legislación de la colonia para dificultar el blanqueo de dinero pero, en opinión de la diplomacia española, la mala voluntad de las autoridades locales ha impedido obtener resultados satisfactorios.

El propio Bossano expresó ayer desde Londres su compromiso de colaborar con las autoridades españolas contra el narcotráfico, pero subrayó que "no se debe utilizar lo sucedido como arma política". Bossano declaró a la agencia Efe que el endurecimiento de los controles fronterizos impuesto por España, "que ya ha originado colas de entrada de más de dos horas", no es la solución.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de abril de 1996

Más información

  • Exteriores pide al embajador del Reino Unido más rigor contra el narcotráfico en Gibraltar