Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NECROLÓGICAS

Richard Condon novelista estadounidense

Richard Condon, novelista de éxito, algunas de cuyas novelas se convirtieron en filmes célebres, falleció el pasado martes en un centro hospitalario de Dallas, a los 81 años.Tal vez la palabra novelista sea demasiado limitada para definir el mundo de Condon, que fue también un visionario, un mago del humor negro, un estudioso de la mitología americana y un maestro de las teorías de la conspiración, como lo muestra su novela The Manchurian candidate. Esta obra, publicada en 1959, se convirtió en 1962 en un filme de culto, traducido en España como El mensajero del miedo, dirigido por John Frankenheimer y protagonizada por Laurence Harvey, que interpreta a un prisionero de guerra al que se le ha lavado el cerebro hasta convertirlo en un espía comunista y un asesino.

Nacido en Nueva York, Condon, tras unos resultado escolares nada gloriosos, desempeñó oficios diversos como ascensorista, empleado de hotel y camarero, hasta establecerse en Hollywood como publicista, trabajando durante 22 años con los principales estudios cinematográficos. Durante estos años, según confesaba, se saturó de ver películas, muchas de ellas malas, pero que le enseñaron el arte de contar una historia. A finales de los años cincuenta abandonó Hollywod y se estableció en Nueva York para dedicarse a escribir. Su novela The oldest confession, sobre el robo de obras de arte, le fue inspirada en Madrid, donde conoció a los grandes maestros de la pintura mientras localizaba para su estudio exteriores en El Escorial para rodar la película Orgullo y pasión. La novela de Condon fue un éxito, pero cuando se llevó a la pantalla (en España se llamó Último chantaje) fue un fracaso, a pesar de estar protagonizada por Rex Harrison y Rita Hayworth.

Viajó por México, Suiza e Irlanda y finalmente se estableció en Dallas en 1980. Allí escribió El honor de los Prizzi, convertida en película por John Huston y protagonizada por Jack Nicholson, Kathleen Tumer y Anjelica Huston, quien obtuvo un oscar por su interpretación. En los años siguientes completó la serie con La familia Prizzi, La gloria de los Prizzi y El dinero de los Prizzi, publicada en 1994. En total había escrito 26 novelas, unas memorias de sus años en Irlanda y un libro de cocina mexicana, El horno mexicano, junto con su hija Wendy Jackson.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de abril de 1996