Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La SEPI amortizará la deuda histórica del INI en un plazo de cuatro años

La Sociedad Estatal de Participaciones Industriales. (SEPI), tenedora de las acciones públicas del holding industrial Téneo y del grupo petroquímico Repsol, tiene previsto un beneficio de 3 5.000 millones de pesetas en 1995, obtenidos básicamente por los dividendos de Repsol y por los ingresos que se obtienen de las empresas . como contrapartida a los que ahora produce la consolidación fiscal. Los resultados de 1995 avalan el plan financiero de la SEPI, que tiene como objetivo pagar la deuda histórica del Instituto Nacional de Industria que asciende a más de 600.000 millones, en los próximos cuatro años

La Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) contabiliza unos beneficios aproximados en 1995 de 35.000 millones de pesetas, a falta de los ajustes finales de las compañías de Téneo. La SEPI es la sociedad que se formó a mediados del año pasado, por decisión del Ministerio de Industria y Energía para gestionar las acciones del holding Téneo y del grupo petroquímico Repsol, presidido por Óscar Fanjul. La SEPI obtiene sus beneficios en su mayor parte de las compensaciones que obtiene de las empresas de Téneo como contrapartida a la consolidación fiscal y de los dividendos de Repsol.Estos resultados, que mejoran notablemente las previsiones iniciales, refuerzan la confianza de la Sociedad, presidida por Víctor Pérez Pita, en el plan financiero diseñado por la sociedad para liquidar definitivamente la deuda histórica del INI, calculada a mediados del ejercicio pasado en más de 600.000 millones de pesetas.

La función básica que el ministro de Industria y Energía, Juan Manuel Eguiagaray, ha conferido a la sociedad es, de hecho, liquidar la totalidad de esa deuda histórica, que no se computa como déficit público.

Según los datos del plan financiero de la SEPI, la deuda histórica se reducirá a 474.000 millones de pesetas en 1996, a 419.000 millones en 1997, a 327.000 millones en 1998 y en torno a 80.000 millones de pesetas en 1999 en un escenario relativamente conservador. Si el Grupo Téneo aportase beneficios de forma significativa a partir de 1997, la deuda histórica del INI podría reducirse a cero en el ejercicio correspondiente a 1999.

El punto de partida es bueno, según la SEPI. En 1995 el volumen de la deuda, cuando se haga el ajuste final, quedará reducido a unos 575.000 millones de pesetas, una vez aplicados los beneficios del año. Esta reducción se producirá a pesar de que la negociación de la Sociedad con Hacienda para retener una parte de los ingresos obtenidos con la privatización del 11% de Repsol no ha dado resultado.

Al final, las arcas de Hacienda ingresaran los 103.000 millones de pesetas netos que se obtuvieron con la última venta. Por su parte, la SEPI no percibirá el equivalente al dividendo producido por el 11% del capital vendido durante los próximos tres años.

El plan financiero de la sociedad deberá ser ratificado o modificado por el nuevo ministro de Industria. Las expectativas de privatización de grupos públicos abiertas por las declaraciones genéricas de representantes del Partido Popular han suscitado la tesis de que las empresas del área industrial serán integradas en la Dirección General del Patrimonio mientras se instrumenta su venta. En las últimas semanas se ha abierto la posibilidad, como una opción digna de consideración, de liquidar el grupo intermedio Téneo, que ni ha resuelto problemas estratégicos o financieros ni contribuye a otra cosa, en opinión de algún destacado representante del Partido Popular (y mucho de la Administración actual), que a duplicar holdings y frenar la eficacia del sector público con el mantenimiento de personal solapado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 8 de abril de 1996

Más información

  • El PP estudia la posibilidad de suprimir Téneo