La medicina pone en evidencia al curandero

La niña austriaca arrebatada al 'doctor' Hamer en Málaga está "sana" tras ser tratada en Austria

El autodenominado doctor Hamer ha quedado en evidencia. A sus siete años, Olivia Pilhar está superando con éxito su gravísima enfermedad sólo diez meses después de que la vanidad de un demente y la obstinación de sus padres estuvieran a punto de acabar en tragedia. La niña fue llevada ilegalmente el año pasado a Málaga para que la tratara el alemán Geerd Ryke Hamer, que aplica a sus adeptos unos extraños métodos contra el cáncer que en varios casos sólo aportan mayor sufrimiento a sus pacientes. Olivia, moribunda, fue trasladada semanas después a Viena por orden de las autoridades austriacas y, tras ser sometida a un tratamiento de medicina convencional los médicos han anunciado que la niña está sana " por ahora" y que podrá pasar la próxima Semana Santa lejos del hospital.Hamer, perseguido por la justicia austriaca por la muerte de 34 pacientes, convenció a Helmut y Erika, los padres de Olivia, de que sólo él podía curar a la niña, que padecía de un tumor en un riñón. Helmut, programador de ordenadores, y Erika, profesora de escuela, se convirtieron enseguida en fanáticos seguidores de Hamer. Perdieron su trabajo y sus ahorros y dedicaron sus esfuerzos a difundir la doctrina del iluminado.

Aconsejados por Hamer, Helmut y Erika se fugaron a España con- su hija en julio del año pasado, pese a la expresa prohibición de los jueces austriacos. Con el traslado a España, los padres de Olivia querían evitar que a la niña le aplicaran quimioterapia. En las jornadas que la niña pasó junto a Hamer, su salud se deterioró gravemente. El tumor llegó a pesar cuatro kilogramos -la niña pesaba 16- y se temía seriamente por su vida.

A comienzos de agosto, los jueces de Viena tomaron cartas en el asunto y ordenaron la vuelta de Olivia a un hospital austríaco para seguir el tratamiento convencional. Sólo dos semanas después de su forzoso regreso a Viena, la niña, tratada ya con quimioterapia, mejoró notablemente. Pero aún hoy Hamer sigue ejerciendo una evidente influencia sobre Erika y Helmut Pilhar.

El ex médico, que se encuentra en paradero desconocido en algún lugar de Alemania, se comunica con ellos díariamente y, a pesar del buen estado de Olivia, los padres insisten en que los médicos "aún no han presentados todas las tomografías computadorizadas", que la niña está "demasiado débil", que todavía debe ser alimentada por sonda y que "se marea cuando se desplaza en automóvil". Además, se queja Helmut Pilhat, Olivia "sufre de terribles dolores de estómago y, como resultado de la quimioterapia, tiene ahora una parálisis espástica".

El jefe de pediatría del Hospital General de Viena, Radvan Urbartek, ha asegurado, por el contrario, que Olivia podrá regresar dentro de unos días a su hogar y que, aunque hay que tener cautela, la niña está "saria". Urbanek dijo que Olivia tendrá que sufrir controles hospitalarios inicialmente cada 14 días, y después cada tres meses. Hasta dentro de dos años, precisó, no podrá hablarse! de una posible "recuperación total".

Las alternativas de curación de Hamer -también llamado en Austria doctor horroris causa-, descabelladas para todos los expertos, siguen fascinando a los padres de Olivia. Hamer defiende que el cáncer se cura con una "terapia psicológica", buscando las causas del mismo en traumas del pasado. El doctor aseguró que Olivia desarrolló su enfermedad en la temporada en que ella vivió con sus abuelos y comía alimentos que no le gustaban. Para Hamer, el tratamiento psicológico incluye eliminar todo tipo de fármacos contra el dolor.

Ahora, en casa de Helmut Pilhar sólo responde un contestador automático. Él, que da entrevistas tras previos acuerdos económicos, está indignado porque la cadena alemana SAT 1 ha rodado una película titulada Natasha, carrera contra la muerte, basada en la historia de Olivia.El filme se estrenará el próximo día 31. Pilhar, quejoso por no haber participado en el proyecto, advirtió que se querellará contra SAT 1.En los próximos días también saldrá a la venta el libro Olivia, diario de un destino, de 500 páginas, que relata pormenorizadamente todo lo ocurrido. En este caso Helmut Pilhar no tiene la más mínima queja: él es el autor de la obra, que será difundido por la editorial de Hamer en Colonia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 21 de marzo de 1996.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50