Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Autorizada la toma de muestras del terreno donde se encontró a Susana

La juez Ana Ferrer, que instruye el caso de la muerte de Susana Ruiz en 1993, autorizó ayer la toma de muestras del terreno -un descampado en el distrito de San Blas- donde hace casi tres años se encontró el cadáver semienterrado de la joven, según fuentes judiciales.La medida fue solicitada por el forense de la familia y uno de los autores de la segunda autopsia practicada a Susana, José Ramón Civantos, con el fin de comparar las muestras obtenidas con los restos de tierra que había en el calzado de la joven.

La juez Ana Ferrer dio orden el pasado 15'de febrero para que se exhumase el cadáver de Susana Ruiz y se le practicase una segunda autopsia. Esta decisión se produjo tras recibir la juez, el pasado 25 de enero, un informe del forense sevillano Luis Frontela, en nombre de la familia Ruiz, en el que indicaba que la chica fue estrangulada. Frontela renunció finalmente a intervenir en la segunda autopsia, que se realiza bajo la dirección de José María Abenza, director del Instituto Anatómico Forense de Madrid.

El cadáver de Susana, enterrado en el cementerio de Palacios de la Sierra (Burgos), población de donde es oriunda la familia de la fallecida, fue exhumado el pasado miércoles día 28. Ese mismo día el féretro llegó a Madrid al Instituto Anatómico Forense.

El cadáver de Susana Ruiz fue descubierto en extrañas circunstancias a principios de 1993 en un descampado de San Blas. La última vez que se la vio con vida fue en una fiesta de cumpleaños celebrada por unos amigos del instituto en una casa abandonada. Susana tenía entonces 16 años.

Por otro lado, el Juzgado de Instrucción número 16 de Madrid está desde ayer sin titular. Ana Ferrer ha causado baja en el mismo por su avanzado estado de embarazo. El decanato de los juzgados de Madrid nombrará en breve un sustituto de Ferrer que ocupará la plaza vacante dejada por la juez. El sustituto deberá encargarse de la instrucción de los resultados de la segunda autopsia y de las demás diligencias que se practiquen en el caso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de marzo de 1996