Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:PAUL NASCHY - ACTOR DE CINE DE TERROR

"La luna llena de Madrid es maravillosa"

SOL ALONSO Fantaterror no es un pernicioso extracto embotellado de cítricos. Es el nombre creado, por Paul Naschy, menos conocido como Jacinto Molina, para catalogar el trabajo del único español que ha sido en cine licántropo, vampiro y otras inquinas quimeras. Entre los vivos Naschy se considera poco reconocido como actor y más valorado como el deportista de élite que acumula trofeos de halterofilia. Es un madrileño normal, de frente más lampiña que hirsuta, apenas parecido a los lykosantrophos de su centenar de películas. Pero como ellos reivindica en exceso. su pasado y tampoco tiene edad. Tras casi 13 años. sin aullar bajo la luna llena, se ha puesto fluoresterina en los ojos para rodar Licántropo en el madrileño barrio de Somosaguas.Además, Naschy dibujó las portadas de los primeros discos de Elvis editados en España y hoy preside el Círculo de Escritores Cinematográficos.

Pregunta. ¿Qué aporta esta película a la historia del hombre lobo?

Respuesta. Se basa en la leyenda-de Las Matillas, nunca utilizada. Una tribu cuyas mujeres, nacen con una cruz en el paladar. Si quedan preñadas de un hombre de otra raza, tienen trillizos. El último que nace es licántropo.

P. ¿No teme acabar, como Lugosi, poseído por el papel que interpreta?

R. No, yo soy una persona sensible y equilibrada. Lugosi utilizaba morfina y cocaína para conseguir un brillo especial en su mirada. Y acabó sumido en la miseria, rodando películas con Ed Wbod.

P. El término fantaterror, ¿es de su cosecha?

R. Sí, lo inventé porque es injusto el tono con que se utiliza el término serie B, para menospreciar películas de tanto éxito como La mano que aprieta o La noche de Walpurgis. En América, la serie B es calidad a bajo precio.

P. ¿Tiene miedo en los rodajes?

R. No, aunque para hacer este cine hay que ser muy sensible. Sobre mí circulan multitud de leyendas, algunas ciertas, como aquella calavera con pelo y todo que encontré dé niño en la ciudad universitaria. Como espectador me gusta pasar miedo.

P. ¿Cómo es en Madrid la luna llena?

R. Maravillosa, igual que todo su cielo. Yo rodé íntegramente en Japón la película La espada mágica, excepto la puesta del sol, que es madrileña.

P. Cite escenarios de Madrid no aptos para impávidos.

R. El olvido del diablo se rodó entera en El Paular, El gran amor del conde Drácula, en la Alameda de Osuna, La noche de Walpurgis, en la sierra de Guadarrama, donde hay un sanatorio que se quedó con el nombre de Walpurgis, y algunas escenas de Doctor Jeckill y mister Hyde en las orillas del Manzanares. Ahora, Licántropo, en Somosaguas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 4 de marzo de 1996