Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

APASIONADO BESO

Valerio Pieralisi, un sacerdote italiano, ha escandalizado a la curia de la provincia italiana de Ancona, a la que pertenece, y a muchos fieles por haber dado un espectacular beso en la boca a la actriz pornográfica Jessica Rizzo, quien dijo que entre ambos se había creado una atmósfera "muy sugestiva, de alto contenido erótico". El cura, por su parte, ha afirmado que no se arrepiente del apasionado beso, "ya que no he hecho nada malo con tocar y besar a una mujer, aunque sea una actriz pornográfica y yo un cura. También ella es una criatura de Dios". El protagonista de esta historia, un cincuentón que ejerce el sacerdocio en la ciudad de Falconara, ha obligado al arzobispo de Ancona, Franco Festorazzi, a escribir un comunicado en el que afirma que el cura "se dejó arrastrar por la imprudencia, asumiendo un comportamiento inoportuno, madurado en una situación creada no por su voluntad". Y es que el sacerdote acudió el pasado sábado a la inauguración de una tienda de lencería íntima de la ciudad en la que se exhibía Jessica Rizzo, una exuberante ex ama de casa dedicada a la pornografía, que se hace llamar "la más amada de los italianos" y que inunda con publicidad subida de tono todas las noches las pequeñas emisoras privadas de televisión. Valerio confesó ser seguidor de Rizzo, y cuando supo que iba a actuar en Falconara dijo que no perdería la oportunidad de conocer a su actriz preferida.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de febrero de 1996