Wiberg, la más completa

La sueca suma el mundial de la combinada al olímpico

La sueca Pernilla Wiberg confirmó ayer que es la esquiadora más completa del mundo. Al título olímpico de la combinada en Lillehammer 94 sumó el mundial tras una exhibición impresionante en el difícil eslalon disputado en la pista Neveros. Aunque sólo había sido 19ª en el descenso del viernes, acabó superando por más de dos segundos a la otra gran favorita, la austríaca Anita Wachter, demasiado conservadora en la primera manga, y por casi tres a la noruega Marianne Kjoerstad. El esquí alpino sigue teniendo un fuerte tinte nórdico. La rubia Wiberg, de 25 años, de 1,61 metros y 64 kilos, también fue campeona mundial de gigante en Saalbach 91 y olímpica en Albertville 92.De nuevo las mejores especialistas en habilidad, las pruebas más técnicas, impusieron su ley, Wiberg, Wachter y Kjoerstad. El esquí de anticipación y a base de cantos para no perder la línea en los distintos giros ante las puertas, es casi prohibitivo para las deslizadoras del descenso. Evidentemente, sólo algunas estrellas del eslaIon se atrevieron a pasar primero el trago de lanzarse en el descenso a más de 100 kilómetros por hora. Pero luego arrasaron.

La primera manga fue una criba: sólo se clasificaron 19 de las 34 esquiadoras que empezaron a bajar. Wiberg, pese a tener algún problema e invertirse en un momento del recorrido, pasó la lámina de hielo con una maestría admirable y sacó ya más de un segundo a la noruega Kjoerstad. El mayor mérito corrió a cargo de otra noruega, Ingeborg Marken, buena especialista en descenso, que hizo el tercer mejor tiempo, aunque lo estropearía con un grave error en la segunda manga. La austriaca Wachter bajó con las lógicas precauciones de una veterana tan laureada como ella y lo acusó después en una segunda manga menos selectiva, pues el sol ya había, calentado algo el hielo.

Wachter apenas había sacado a Wiberg 63 centésimas en el descenso y la sueca le devolvió en una sola tacada 2.55 segundos. Un mundo, pues en el segundo recorrido Wiberg incluso volvió a hacer 13 centésimas menos y el mejor tiempo por delante de Wachter, que arriesgó ya demasiado tarde.

El viento, que incluso perjudicó a la prueba de habilidad., pese a disputarse a una cota mucho más baja, a 2.410 metros de altura, suspendió el descenso de la combinada masculina. Las pruebas rápidas de hombres parecen malditas y las rachas de hasta 80 kilómetros por hora en la parte alta de la pista Veleta, a 3.075 metros, hicieron imposible la salida de la carrera, tras dos aplazamientos. Incluso entró la niebla poco después de mediodía, nada más acabar el eslalon femenino, y el problema es que el mal tiempo amenaza seguir hoy en medio de un intenso frío. La idea es programar hoy toda la combinada, si es posible. Por la mañana el descenso (11.30) y las dos mangas del eslalon por la tarde y por la noche, con lo que se disputarían por primera vez en unos Mundiales con luz artificial al estilo de lo que ya se ha hecho, en la estación italiana de Sestriere.Clasificación

. Wiberg (Suecia), 3.19.68 segundos (1.44.00 del descenso y 44.71 + 50.91 del eslalon).. Wachter (Austria), 3.21.73 (1.43.37 y 4732 + 51.04). 3. Kjoerstad (Noruega), 3.22.35 (1.45.38 y 45.85 + 51.12).. Goetschi (Austria), 3.22.65 (1.42.46 y 47.14 + 53.05). 5ª. Seizinger (Alemania), 3.22.82 (1.42.16 y 47.63 + 53.03).. Marken (Noruega), 3.22.83 (1.42.83 y 46.48 + 53.52).

Hasta Pérez se cae

Bibiana Pérez es italiana. Una gran esquiadora a la que las lesiones no han dejado brillar en su carrera. Ha tenido hasta cuatro graves percances y sufrido seis operaciones, la última nada menos que de los ligamentos cruzados en una rodilla, de la que aún se está recuperando. Incluso en una ocasión tuvo la malísima suerte de clavarse un palo en la pista que le afectó al hígado. Coraje no le falta y, desde luego, es el único apellido español que marcha con dignidad actualmente por las pistas del gran circuito blanco. Es más especialista de las pruebas de velocidad, descenso y supergigante, en las que ha sido octava y 12ª, respectivamente, en estos Mundiales, pero también hace la combinada.Ayer, sin embargo, fue una de las 15 esquiadoras que se cayeron en la primera manga del eslalon. Llevaba un magnífico tiempo, pero no pudo con el muro de hielo. Otro disgusto, porque las protagonistas de su país siguen siendo Isolde Kostner o Deborah Compagnoni. Pero se puede consolar con el panorama de los antepasados de su padre. El señor Pérez es la cuarta generación de un español que pudo ir a Nápoles en 1734 cuando el infante Carlos VII, duque, de Parma, se proclamó en la ciudad rey de las dos Sicilias. El señor Pérez de ahora se enamoró hace años (Bibiana tiene 25) de una recia señora de Vitipeno, al norte de Italia, a unos 20 kilómetros sólo de la frontera austríaca, y abandonó su puesto de aduanero en el sur para vivir de una pizzería en el norte, donde el esquí es el rey.

A Bibiana le decían sus compañeros en broma antes de venir a Sierra Nevada: "Vas a correr en tu tierra". Falta le hubiera hecho al maltrecho esquí español su recuperación aunque sólo fuera por sangre paterna.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 19 de febrero de 1996.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50