Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cruyff reivindica a su grupo y Arsenio reprocha al suyo

Sanz, que se reunió con Núñez, reclama un penalti no señalado

El Barcelona se fue del Camp Nou haciendo cuentas para el futuro y el Madrid, un examen de conciencia. Johan Cruyff, para quien, el partido de ayer representaba un examen de enjundia por la forma en que viene siendo cuestionado por la propia directiva del Barcelona, reivindicó sus derechos de autor sobre el triunfo azulgrana: "Yo compré a los jugadores, yo tomé los riesgos. Y cuando demuestran que las cosas les salen bien, me alegro por ellos. Han sacado lo mejor de sí mismos después de todo lo que han pasado y se ha dicho sobre ellos". La plantilla del Barça se vio obligada a principios de semana a negar la supuesta insinuación de un directivo azulgrana -que sigue en el anonimato- de que jugaban mal con premeditación.El técnico del Barcelona se deshizo en elogios a Kodro, que rompió su sequía goleadora; a Popescu, por el marcaje que rea lizó sobre Laudrup, y a Figo. "Todo el fútbol del Madrid pasa por la calidad de Laudrup. Popescu lo neutralizó y encima condujo nuestro juego", añadió. Incluso tuvo Cruyff palabras en recuerdo de Prosinecki, que apenas actuó unos breves minutos. Pero negó haber sustituido a Iván de la Peña en el minuto 90 para que recibiera el aplauso de la afición: "También Óscar [el jugador que le sustituyó] merecía estar en la fiesta después de su gran partido ante el Espanyol".

La victoria ante el Madrid refuerza un vestuario azuzado por las críticas de la directiva y los rumores sobre un posible recambio de Cruyff. "Estas cosas", dijo el técnico, "ni me presionan ni me impresionan. ¿Una bofetada para el entorno? Si el público y el equipo van unidos, las cosas salen bien. El ambiente fue perfecto. Con la calidad que hay, todo funciona". Pese a que dijo que ve al Barça por el buen camino, Cruyff admitió que le inquieta la visita del Numancia, el miércoles, en la Copa. "Tendremos que confirmar esta línea ante ellos. No será un paseo".

Si la euforia se contuvo en el vestuario azulgrana, la desolación no se extendió en el del Madrid. Arsenio Iglesias calificó de "extraño" y "abultado" el 3-0 final. "Cometeríamos un grave error si bajásemos la cabeza. Lo que tenemos que intentar es no cometer tantos errores". Negó estar enfadado, aunque sí "dolido por hacer las cosas mal". "Regalarnos el medio campo al Barca en nuestra obsesión por remontar el gol de Kodro, propiciado por un fallo nuestro". Arsenio señaló que el individualismo de sus jugadores propició la estirada del Barça: "Nos hemos ido encima de ellos y nos han pillado al contraataque. Somos demasiado individuales, y eso no es bueno". Arsenio enumeró las "formidables" ocasiones que tuvo el Madrid. "Si no marcas, luego esas cosas se pagan. ¿Más lejos del título? Ya estábamos lejos antes del partido. Estamos igual que hace una semana [a 16 puntos del líder]".

El Barça-Madrid de ayer pasará a la historia por ser el que ha consagrado la reanudación de las relaciones entre sus presidentes. Lorenzo Sanz se reunió, antes del partido, con Josep Lluís Núñez y el vicepresidente azulgrana Joan Gaspart durante media hora. "En algunos asuntos tendremos que ir de la mano", dijo Sanz. El presidente madridista se quejó de que el árbitro no señalara como penalti una falta dentro del área de Iván a Luis Enrique: "Ha sido clarísimo, pero no hay que poner excusas. Cuando se perdona, estás expuesto a esto".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de febrero de 1996