El consejero vasco de Justicia propone generar los juicios rápidos para los casos de violencia callejera

El consejero vasco de Justicia, Ramón Jáuregui, apostó ayer por una reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal que permita acelerar al máximo los procesos judiciales por violencia callejera. Contrario a una reforma del Código Penal, dijo que una de las claves es agilizar y clarificar los procesos para ganar en eficacia. En la actualidad, sólo el 10% de estos casos se resuelven por el sistema. de juicio rápido. "Hay que intensificar una fórmula cuya inmediatez tiene un valor ejemplarizante extraordinario", añadió. Los acusados de actos de sabotaje en el País Vasco son 300.Jáuregui acudió al Parlamento regional a explicar, en comúsión, la actividad del Ejecutivo para poner freno a la violencia callejera. Su comparecencia tenía como punto de partida la polémica sobre la "tolerancia" de los jueces ante estos hechos puesta de manifiesto en un informe de varios sociólogos. Al final, todos los partidos, salvo HB, que no compareció, reconocieron su parte de responsabilidad en un fenómeno que en 1995 causó 600 sabotajes y miles de millones de pesetas en pérdidas.

El consejero propuso, además de incrementar el trabajo de varios departamentos del Gobierno vasco y la coordinación entre Justicia, Poder Judicial y policía, una serie de medidas para ejecutar las sentencias en el caso de los menores condenados. "Nos vamos a encargar en el departamento de Justicia de ejecutar las sentencias de menores y vamos a ir hasta el final en exigir la responsabilidad subsidiaria de los padres por los. daños económicos que causen sus hijos dijo".

Incidentes y amenazas

Ayer jóvenes con los rostros cubiertos lanzaron piedras contra el batzoki (sede social) del PNV de Portugalete (Vizcaya), informa Eva Larrauri. Los agresores formaban parte de un grupo que había participado en una manifestación convocada por Jarrai contra la detención de siete personas, de entre 18 y 29 años, acusadas de haber intervenido en los incidentes callejeros del pasado fin de semana. Los incidentes también se produjeron en el barrio bilbaino de Deusto.Por otro lado, un reducido grupo de insumisos vinculados a Jarrai, ha causado daños en la prisión de Pamplona, donde cumplen condenas en régimen abierto por valor de dos millones de pesetas, además de proferir amenaza de muerte contra los funcionario -José Antonio, ejecución, expresa una pintada en el recinto en relación con Ortega Lara, secuestrado por ETA, mientras que en otra aparecen sus nombres y las matrículas de sus coches- introducirán cócteles molotov y provocar continuos actos de vandalismo, informa Mikel Muez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 02 de febrero de 1996.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50