Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Moreiras anula la fianza de 105.000 millones, la mayor de la historia, fijada en el 'caso Inverbroker'

Los cuatro principales imputados en las inversiones con dinero negro a través de la sociedad Inverbroker, han revelado al juez de la Audiencia Nacional, Miguel Moreiras, la identidad de los inversores y otros "trascendentales detalles" de las operaciones realizadas. El juez dictó ayer un auto en el que dejó sin efecto las medidas cuatelares dictadas contra esos implicados, entre las que se encontraba una fianza de responsabilidad civil de 105.000 millones, la mayor de la historia procesal española. Uno de los abogados defensores afirmó ayer que el procedimiento sigue abierto y que sus clientes "han colaborado con el juez". Fuentes próximas al juzgado de Moreiras descartaron el cierre del caso.

Los consejeros y gestores de la antigua sociedad de inversiones y bolsa Inverbroker S.A., Rafael Monjo, Jaime Monjo, Salvador Miras y Emilio Gilolmo, imputados incialmente de un presunto delito fiscal, podrán recuperar asimismo las fianzas personales, de entre 25 y cinco millones de pesetas, impuestas para evitar la prisión. El aboga do de Jaime Monjo, José Manuel Valadés, afirmó anoche que: "El auto del juez es el principio del archivo del caso y el sobresemiento de las acusaciones. Espero que se borre pronto lo que ha sido un error". Sin embargo, esta apreciación difiere de las de otro de los letrados, Rodríguez Ramos, en el sentido de que el procedimiento sigue abierto y las posibles imputaciones penales se dirigirán ahora contra los inversionistas que hayan podido defraudar a Hacienda.En relación con este caso, Moreiras había fijado la fianza de responsabilidad civil más cuantiosa de la historia judicial española, 105.000 millones de pesetas, aunque ya la había dejado en suspenso en otro auto dictado el pasado mes de diciembre. Ahora, esa suspensión es ya definitiva. Moreiras ya había anulado una fianza de 8.000 millones al Banco Santander y rebajado otra de 65.000 millones a 42.000 millones a los imputados en el caso PSV.

Los cuatro financieros citados -dos de ellos, los hermanos Monjo, antiguos inspectores de Hacienda y uno, Salvador Miras, ex síndico de la Bolsa de Barcelona- habían sido acusados por el juez Moreiras de presunto fraude fiscal a partir de una denuncia formulada ante la fiscalía de Madrid, en julio de 1994 por inspectores del Ministerio de Hacienda. Los cuatro eran considerados responsables del montaje de una trama de medio centenar de comunidades de bienes, entre 1988 y 1990, repartidas en buena parte de España, para manejar de manera opaca inversiones y depósitos.

Los principales investigadores del caso Inverbroker han sido los inspectores Pilar Valiente, Alicia Villegas y Juan Ignacio Nieto, de la Unidad de Inspección Fiscal, que desentrañaron la red de comunidades que las sucursales de Inverbroker aglutinaron, en algunos casos con titulares ficticios. Éste era el caso del grupo de Canarias, que reunió hasta 20 comunidades. Los mismos técnicos de Hacienda fueron designados peritos por Moreiras y con la información de la Base Nacional de Datos ofrecieron una primera cifra indicativa de 200.000 millones de pesetas.

La multimillonaria valoración sobre el supuesto manejo de dinero negro fue rechazada desde un principio por los acusados y no se pudo contrastar con los movimientos financieros reales a causa de la opacidad inicial de algunas entidades bancarias y el mutismo de los consejeros de Inverbroker. "El fallo de la valoración parte de no cuantificar las desinversiones. De sumar siempre todo el dinero sin restar. Este aspecto llama la atención a cualquiera", señaló Valadés.

Comunidades de bienes

La argumentación empleada por Moreiras en su auto de ayer se fundamenta también en que los contraperitos judiciales designados, para analizar el ejercicio de 1989 rebajan de 70.000 a 4.100 los millones de pesetas manejados en las comunidades de bienes. Además, el banco Crèdit Lyonnais aportó recientemente las informaciones del dinero que había manejado y, en concreto Rafael Monjo, detalló fechas, candidatos e identidades de los inversiones, con lo que, según el juez, se levanta el "valor de la ocultación que había mantenido sobre estos trascendentales detalles".Al margen del caso Inverbroker, tres de los consejeros citados, Jaime y Rafael Monjo y Salvador Miras, tienen pendientes querellas en Madrid y Barcelona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 31 de enero de 1996

Más información

  • Los 'cerebros' de la operación revelan los nombres de los inversores y recuperan las fianzas