Los Dalias Cowboys ganan su quinta Super Bowl

El defensa Larry Brown, designado mejor jugador de la XXX final de fútbol americano

Agencias

La Super Bowl es un negocio. El equipo ganador de la XXX edición, el esperado, los Dallas Cowboys, es simplemente la estrella invitada de la película. El derrotado, el esperado, los, Pittsburgh Steelers, es sin más el trampolín de lanzamiento de los rivales. No se le exige mucho, aunque en la madrugada de ayer, los Steelers dieron mucho más de lo esperado. Los Cowboys no arrasaron, no borraron del mapa a los Steelers, no les aplastaron con su juego ofensivo. Simplemente ganaron porque se aprovecharon de dos errores cruciales de los Steelers, que, - cuando perdían 20-17, en lugar de lograr empatar, regalaron un balón a los tejanos para que éstos firmaran el final 27-17. Fue su quinta Super Bowl, el título con el. que igualaban el récord de los San Francisco 49ers. Su tercer triunfo en lo últimos cuatro años, un récord absoluto. Los Steelers quedaron en el montón de víctimas de la Conferencia Americana: los 12 últimos títulos han sido para equipos de la Conferencia Nacional.El héroe del día es un defensa, pero no el esperado, el mitificado Deion Sanders. El héroe fue unapersona improbable, un jugador cuyo hijo pequeño, Kristopher, murió durante la temporada; un jugador que vio peligrar su puesto de trabajo con la llegada de Sanders al equipo; un jugador elegido en el último draft de la temporada 91: Larry Brown, eljugador más valioso del partido. Con dos intercepciones clave en la segunda mitad, la más grande y brillante estrella de la XXX Super Bowl condujo a Dallas a la victoria. Brown ganó 77 yardas en carrera tras las intercepciones, otro récord para la Super Bowl. A los norteamericanos les gusta decir que la Super Bowl es el más grande acontecimiento deportivo de un día. Y acuden a las cifras. En una sola semana, las ventas por artículos relacionados con la Super Bowl alcanzaron los 7.200 millones de pesetas.La Super Bowll no parece conocer techo. 76.347 espectadores abarrotaron el estadio Sun Devil, pesea que el precio oficial de las entradas osciló entre las 24.000 y las 42.000 pesetas (240.000 pesetas en la reventa). La cadena televisiva NBC calcula que sólo en Estados Unidos más de 135 millones de telespectadores siguieron el encuentro, y más de 1.000 millones en todo el mundo. Con eso justificaron que cada anuncio de 30 segundos costara 144 millones de pesetas. Después de todo, 18 Super Bowls figuran entre los 0 programas más vistos de todos los tiempos en Estados nidos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 29 de enero de 1996.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50