Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP da por hecho su triunfo electoral en un congreso eufórico

El XII Congreso del Partido Popular, que ayer comenzó en Madrid, parecía más el de un partido instalado en La Moncloa que el de una formación cuya victoria depende del veredicto que arrojen las urnas el próximo 3 de marzo. En un clima de euforia y de adhesión incondicional al liderazgo de José María Aznar, los 2.938 compromisarios escucharon entregados el relato de Francisco Álvarez Cascos del viaje al centro protagonizado por los populares en los últimos años.

El secretario general del PP advirtió a Felipe González que le consideran responsable político, directo y personal, de los GAL. El discurso del número dos del partido, con los escándalos de la era socialista como principal arma arrojadiza, marca por dónde irán los principales disparos durante la campana electoral.Los crímenes de los Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL) entrañan, para el Partido Popular, "una gravísima responsabilidad política del Gobierno y de su presidente", por entender que, sin su consentimiento, sus acciones "jamás hubieran podido iniciarse, prolongarse durante cuatro años y liquidarse".

Cascos, que acusó a González de haber ganado las elecciones de 1993 "con artimañas", hizo ayer grandes esfuerzos por transmitir que la eventual llegada al poder de los populares se apoya más en méritos propios que en los "escándalos y errores" de los socialistas. Cascos hizo un llamamiento a los delegados para que intenten "merecer la confianza entusiasta y no resignada de la mayoría de los españoles".

La política autonómica del Partido Popular y su manera de entender la Administración única absorbieron ayer el principal debate en comisión del congreso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de enero de 1996

Más información

  • Cascos dice que González ganó "con artimañas" en 1993