Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP e IU quieren un debate a tres en la televisión pública

La mayoría de los miembros del Consejo de Administración del Ente Público Radiotelevisión Española, reunido el jueves en Madrid, quiere que la televisión pública celebre un debate a tres bandas con Felipe González, José María Aznar y Julio Anguita. Así lo solicitaron los representantes del PP e Izquierda Unida al director general del Ente RTVE, Jordi García Candau, quien se, comprometió a presentar un plan concreto sobre la cobertura de la campaña electoral el próximo día 31.

Esta propuesta de PP e IU aún tiene que superar algunos inconvenientes: el acuerdo entre los partidos implicados, el permiso de la Junta Electoral Central y la mayoría real en el Consejo, ya que en la votación del jueves no tomó parte García Candau y faltó un representante del PSOE. Si ambos se hubieran pronunciado, se habría producido un empate, dada la peculiar correlación de fuerzas del Consejo, que aboca a callejones sin salida numerosas votaciones.En cualquier caso, ni los consejeros elegidos a propuesta del PSOE ni el representante del PNV apoyan la hipotética celebración de un debate a tres, y proponen que se realice un debate a cinco que incluya también a Convergència i Unió y al Partido Nacionalista Vasco. La importancia de estas dos fuerzas políticas, "dadas las previsibles coaliciones que harán falta para gobernar después del 3 de marzo", fue el argumento que emplearon los consejos socialistas para tratar de convencer al resto.

José Luis Martín Medem (Izquierda Unida) acusé al director general del Ente de "pasividad", por "dejar de nuevo a TVE en un segundo lugar en la organización de los debates electorales". Para esté consejero, García Candau incumple el mandato del Estatuto de la Radio y la Televisión de convertir a la televisión pública en "un vehículo esencial de información y participación política de los ciudadanos" al obligar a la audiencia a conectar con las privadas para los debates televisivos más candentes de la campaña.

José Manuel Gozalo (PP) acusó al director general de "estar manipulando de manera escandalosa" los telediarios e Informe Semanal en favor del PSOE y del Gobierno, y comparó la política informativa de TVE con el diario Gramma, el órgano de expresión de Fidel Castro en Cuba. García Candau contestó ayer que "tanto IU como el PP están en el Consejo para hacer política, y yo estoy para hacer televisión".Dictamen de la JuntaPor otra parte, la Junta Electoral Central ha dictaminado en contra de la celebración de debates cara a cara en la televisión pública por entender que perjudica al resto de los partidos. Sin embargo, admitiría dichos debates "siempre que se compensara a las fuerzas políticas discriminadas".

Fuentes próximas al Consejo de Administración aseguraron ayer que TVE acepta emitir un debate Aznar-González siempre que se celebre fuera de, sus estudios, precisamente para evitar conflictos con la Junta Electoral. La Asociación de la Prensa está dispuesta a ceder su sede de Madrid para el debate.

Los cara a cara entre los máximos líderes políticos se han celebrado en las dos últimas campañas electorales exclusivamente en las televisiones privadas (Antena 3 y Tele 5) y siempre con un altísimo nivel de audiencia. En anteriores campañas electorales, Televisión Española se ha limitado a efectuar debates sectoriales con representantes de todos los partidos políticos con representación parlamentaria, en los que siempre estaban presentes el PP y el PSOE y se iban turnando el resto de fuerzas políticas. Tambien suele ofrecer la televisión pública entrevistas individuales con los principales candidatos. Sobre este último punto hay de nuevo división en el seno del Consejo de RTVE. Mientras los socialistas y el director general quieren que los líderes sean entrevistados por un periodista de la casa -en la campaña de 1993 dichas entrevistas las realizó José Antonio Martínez Soler, actual corresponsal de TVE en Washington- la oposición prefiere que las preguntas a los líderes corran a cargo de un grupo de periodistas políticos ajenos a RTVE "que garanticen una verdadera imparcialidad y pluralidad".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de enero de 1996

Más información

  • TVE aceptará un cara a cara fuera de su plató