Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REVISTA DE PRENSA

Religión y política

( ... ) No es difícil explicar el recelo de tantos frente al nexo religión-política. La batalla ideológica entre el comunismo y el capitalismo ha sido perdida y ganada. Las guerras entre Estados-nación en defensa de sus intereses nacionales ( ... ) han pasado a ser una rareza. Por el contrario, la religión parece bastante capaz de atizar ( ... ) inestabilidad y violencia. De Bosnia e Irlanda del Norte a Oriente Próximo, algunos de los puntos conflictivos más persistentes del mundo parecen beber en las fuentes de la rivalidad entre una y otra fe. En realidad, no es únicamente en las fronteras entre religiones donde se puede hallar una fuente de inestabilidad. La última década ha asistido al crecimiento de una política de apostasía dentro de las religiones.Aun así, considerar la religión como fuente de inestabilidad política es simplista. A medida que historiadores y periodistas desvelan las raíces de la guerra en Bosnia, por ejemplo, la idea de que sus orígenes descansan en creencias religiosas resulta menos convincente. La guerra estalló más bien por la decisión de los dirigentes serbios de hacerse con el poder en el momento en que Yugoslavia se desintegraba. En otros lugares, el ascenso de los partidos religiosos debe mucho, paradójicamente, a su capacidad (le dar servicios no religiosos, ya sea agua potable en los barrios de chabolas de las ciudades turcas o clínicas y comedores de beneficencia en El Cairo. (...)

14 de enero

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 15 de enero de 1996