Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

IU propone a los demás partidos que González comparezca en el Parlamento

Izquierda Unida propondrá a los demás grupos del Parlamento que exijan la comparecencia de Felipe González ante la Diputación Permanente para explicar sus responsabilidades en el caso GAL. Felipe Alcaraz lanzó ayer la idea. Y lo hizo en el Consejo Político, que sirvió para exteriorizar el malestar de los sectores marginados de las candidaturas electorales y profundizó, aún más si cabe, en la estrategia de señalar al PSOE como padre de todos los males y considerar a Izquierda Unida depositaria única de la pureza de izquierdas. Un 20% de los presentes no aceptaron el discurso electoral de Julio Anguita.

MÁS INFORMACIÓN

No estaba en el orden del día del Consejo Político Federal de IU celebrado ayer. Pero la definición de Triple A (Aznar, Anguita y Ansón) formulada por Felipe González el día anterior- levantó ampollas en la dirección de la coalición. Felipe Alcaraz jugó con las palabras para hablar de la Triple X (en referencia a la X de los GAL) y Julio Anguita, con gesto y tono duro, pero sin levanlar la voz, lanzó un reproche: "He sentido una tremenda lástima al oír que todo un premio Carlomagno, todo un presidente de Gobierno, baje a las alcantarillas del léxico. Tal vez lo hace porque así está en su elemento".La libertad bajo fianza a José Barrionuevo es el punto en que IU apoya su palanca para mover al presidente de Gobierno. "González dijo en su momento que, cuando el caso GAL tocara al Gobierno, él asumiría sus responsabilidades", recordó Anguita. Y sus responsabilidades, en opinión de IU, le llevan ante la Diputación Permanente.

Sin embargo, la Diputación Permanente sólo tiene dos funciones, tal como recoge la Constitución: la aprobación de decretos leyes (artículo 86) y la declaración de estados de alarma, sitio y excepción (artículo 116).

Todo ha acabado. Y todo continúa. Y, aunque se haya dado carpetazo oficial a la polémica de las listas electorales, los sectores marginados aprovecharon el Consejo para criticar lo que ven como un peso opresivo del PCE en IU. Lo dijo Isabelo Herreros, presidente de Izquierda Republicana, que dejó el gesto testimonial de rechazar el puesto 15º que se le había asignado en las listas de Madrid. "No son éstas las candidaturas que puedan dar idea de la pluralidad de IU", afirmó.

Coincidió con Diego López Garrido, que, al presentar las enmiendas de Nueva Izquierda al documento Fundamentos del discurso de IU -a medio caballo entre el resumen programático y el manual del candidato-, dejó caer sus reproches por "el predominio apabullante de la mayoría". "Triste victoria", dijo, la de quienes así han vencido".

El texto de Anguita abrió un debate no previsto en torno a lo que ya es un círculo vicioso y agotador en IU. López Garrido y, más tarde, Juan Berga- intentó cambiar un discurso que "sólo es un ajuste de cuentas con el pasado del Gobierno socialista". Nueva Izquierda había llevado una enmienda para que en el documento se reconociera como "enemigo a batir al PP" y para que, en palabras de Berga, se reflexionara sobre el destino de los votos que "arrancamos al PSOE". "Es verdad que creceremos con sus votos, pero los votos que le quitamos van al PP".

Luego, la tormenta. Anguita dedicó lo mejor de su carga dialéctica contra López Garrido. Ya otros -Francisco Frutos, Luis Carlos Rejón, Felipe Alcaraz, Jaime Pastor- habían sacado pecho defendiendo el texto oficial, pero Anguita remató la faena. Advirtió que contestaba "por obligación y devoción" y comenzó aceptando todas las enmiendas para terminar rechazando todo lo que había en ellas de crítica.

Defendió la digna soledad de IU, el principio de las dos orillas, los ataques al PSOE y los ataques a González. Y hasta los ataques al PP. Y rechazó con dureza lo demás. Incluso, que hubiera habido problemas entre IU y CC OO: "A ver, que me diga alguien cuándo y cómo. Fechas, datos. ¡No confundamos".

El documento fue aceptado por 127 votos a favor, uno en contra y 33 abstenciones -el. 20%, un porcentaje alto para las unanimidades de IU- También hubo voto rebelde, casi testimonial, al elegirse a Anguita candidato de IU a la presidencia. Isabel Vilallonga anunció su rechazo a su candidatura por considerar que "ha incumplido todos los compromisos asumidos en la última Asamblea de IU". Al final, 138 votos a favor, 10 en contra y 17 abstenciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 15 de enero de 1996

Más información

  • El 20% del Consejo Político no acepta el discurso electoral de Anguita