Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL OCTAVOS DE FINAL DE LA COPA DEL REY

Cruyff: "La directiva azulgrana no se aclara"

"No se aclaran", sentenció Johan Cruyff cuando ayer le preguntaron por las declaraciones de Josep Lluís Núñez. "El portavoz de la junta directiva dijo el lunes que apoyaban al cuerpo técnico", explicó, "y después el presidente cuenta todo lo contrario". El entrenador azulgrana ha decidido intentar combatir el aislamiento al que quiere someterle la directiva buscando como aliados a los jugadores y, al mismo tiempo, ha solicitado el apoyo del público del Camp Nou para los próximos partidos: "Si tienen que sacar algún pañuelo que sea porque el árbitro se equivoca".Cruyff se mostró comedido en su primera respuesta a Núñez, quizá porque, como dijo de forma sorprendente, "estamos concentrados al máximo en asuntos deportivos y lo extradeportivo no nos interesa demasiado". El técnico simplemente afirmó, en declaraciones a TV-3, que no entendía lo que él considera un cambio de actitud de la directiva de acuerdo al resultado de la reunión del pasado lunes: "El portavoz de la junta dijo que nos apoyan al máximo; Charly [Rexach] responde que es la postura más inteligente y luego el presidente cuenta otra cosa. Entonces me pregunto qué estaba haciendo el presidente en la junta. No se aclaran".

Consciente de que la directiva intenta aislarle para que se consuma por sí solo ante el refrendo de la grada, Cruyff busca ahora aliados incluso entre los estamentos con los que se ha mostrado más beligerante. El técnico pretende en este sentido ganarse a la plantilla.

Cruyff quiso saber ayer qué jugadores están de su lado y los que mantienen una actitud más escéptica. El problema es que Cruyff ha ido perdiendo aliados en el vestuario. Los jugadores extranjeros se muestran sorprendidos tanto por la virulencia de la pugna entre la directiva y el entrenador como por la actitud del cuerpo técnico.

"Refrendo del socio"

El pulso que mantienen el presidente y el entrenador ha llegado a una situación crítica y con síntomas de que ya es irreversible. La gran incógnita es si el desenlace será inminente o será pospuesto hasta el final de temporada. Núñez es reacio a cargar con la responsabilidad absoluta de una posible destitución y solicita el refrendo del socio. "Me estoy cargando de razón para tomar una decisión dificil", asegura el presidente en una entrevista a El Periódico. "No quiero que haya dudas sobre la decisión y la tomaré casi obligado por la opinión".Núñez aborda sin ambages la posible destitución del técnico. "Si fuese un entrenador con menos años en el Barcelona, no tendría duda sobre la decisión a tomar".

El vicepresidente del club, Joan Gaspart, sintetiza el criterio que comparte la directiva: "Cruyff debe tomar nota de las palabras del presidente, cuya paciencia tiene un límite, y rectificar algunas cosas de las que dice y de las que hace, no sólo en el campo deportivo sino sobre todo en el campo de lo que es la institución".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de enero de 1996