Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas autoriza ampliar capital en Iberia por 87.000 millones ahora y otros 20.000 en 1997

WALTER OPPENHEIMER El comisario europeo de Transportes, Neil Kinnock, y el ministro español de Industria, Juan Manuel Eguiagaray, alcanzaron ayer "un principio de acuerdo" para ampliar el capital social de Iberia en 87.000 millones de forma inmediata. Así lo anunció Kinnock en una rueda de prensa en la que aseguró que Bruselas "estudiará con buenos ojos" una ampliación adicional de 20.000 millones en 1997. El comisario insistió en que la Comisión deberá ratificar el preacuerdo en enero y en que "es una ampliación de capital acorde con el mercado, no ayudas públicas". El Gobierno ha mostrado una cauta satisfacción por el acuerdo. Los pilotos lo han considerado insuficiente y el resto de los sindicatos, en principio, lo ha acogido bien.

Iberia recibirá en total, y de momento, en tomo a 103.000 millones de pesetas: 87.000 en forma de ampliación de capital a cargo de Teneo y 16.000 millones de pesetas por la venta de casi todas sus acciones en Aerolíneas Argentinas así como de su paquete en Austral (filial de Aerolíneas) y la chilena Ladeco.La venta de estas filiales latinoamericanas ha sido impuesta por Bruselas como condición previa para considerar a Iberia una empresa competitiva desde el punto de vista comercial y en condiciones de recibir una ampliación de capital. La cantidad final de esta ampliación ha sido el obstáculo que ha impedido cerrar antes el acuerdo. Este se cerró ayer por la mañana en una conversación telefónica, la víspera de la Cumbre de Madrid.

El acuerdo definitivo no supera, en primera instancia, la barrera psicológica de los 90.000 millones frente a los 100.000 millones que Industria consideraba aceptables y no ha querido ni oír hablar de los 130.000 millones que quería inyectar el Gobierno en la compañía de bandera española. Fuentes ministeriales manifestaron ayer que con la venta de activos y la posible entrada de socios privados -a medio plazo- se podrá alcanzar la cifra barajada. Fuentes comunitarias señalaban ayer con ironía que el acuerdo "se aproxima mucho al que cerraron hace un mes Teneo y la Comisión".

"No se trata de una ayuda pública", puntualizó Neil Kinnock, sino de una ampliación de capital "en una empresa que opera en un sector en crecimiento y que tiene rutas rentables". Ese es el lado bueno de la moneda, que también destacó Eguiagaray. El lado malo, expresado en privado por los funcionarios del comisario, es el hecho de que la tasa de retorno de la inversión autorizada en Iberia se ha quedado en el 32%, frente a una media del 20% en el sector, una previsión del 23% en el plan de Iberia y precedentes de ampliaciones autorizadas al 9% (Air France) o al 13% (la modesta AOM).

Bruselas justifica esa cautela por los interrogantes que aún amenazan a Iberia a pesar del saneamiento de su arriesgada presencia en América Latina: la liberación de los servicios de tierra, en los que Iberia tiene gran presencia y puede tender a perder cuota de mercado; la liberalización de las rutas interiores en España, donde . puede sufrir en propias carnes la agresividad de sus competidores y que el plan de futuro de Iberia acaba en 1996 y debe ser renegociado para los años siguientes.

La evolución de todos estos factores deberá ser estudiada por la Comisión Europea antes de autorizar una segunda ampliación de 20.000 millones de pesetas en 1997. Bruselas estima que esta cantidad "podrá ser examinada con buenos ojos" si Iberia supera los problemas citados, mejora sus ratios de productividad y logra situarse en la senda de los beneficios y la competitividad.

Neil Kinnock advirtió ayer que no se trata de una autorización formal, sino de un preacuerdo suyo con el ministro español Eguiagaray que debe ser ratificado por el Colegio de Comisarios a mediados de enero próximo. El equipo del comisario laborista británico teme ahora que su compatriota conservador, y gran adalid del liberalismo económico, Sir Leon Brittan, intente rebajar esa cifra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de diciembre de 1995

Más información

  • La inyección de fondos se ajusta al mercado y no se considera ayuda estatal