Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
UNA LEY HISTORICA

El Congreso aprueba el nuevo Código Penal por 200 votos a favor, con la sola abstención del PP

La mañana parlamentaria deparó ayer al Gobierno la aprobación del nuevo Código Penal, que obtuvo, en la votación global -que requería un mínimo de 176 votos-, 200 votos favorables, 3 en contra (por error) y 130 abstenciones, todas del PP. El apoyo de toda la oposición excepto el PP, llevó al ministro de Justicia e Interior, Juan Alberto Belloch, a evaluar la victoria como éxito del Parlamento". Admitió que el texto, mejorado por las Cortes, es perfecti ble y reformable, y reconoció la frustración que significa la no aprobación de la ley de ampliación del aborto y el aplazamiento de la entrada en vigor de la mayoría de edad penal a los 18 años. Por los mismos votos se aprobó también la Ley del Jurado.

Previamente se ratificaron numerosas modificaciones introducidas por el Senado. Entre las rechazadas figura la pretendida eliminación del dolo [intencionalidad] para que exista responsabilidad penal. El texto del Senado decía: "No hay pena sin culpabilidad". El Con greso ha vuelto a su propio texto, que dice: "No hay pena sin dolo o imprudencia".El Congreso ha recuperado igualmente un texto suprimido por el Senado, según el cual cuando alguien exige de otro una cantidad o recompensa bajo la amenaza de revelar o di fundir hechos delictivos referentes a su vida privada o relaciones familiares que no sean públicamente conocidos y puedan afectar a su fama, crédito o interés, "el Ministerio Fiscal podrá, para facilitar el castigo de la amenaza, abstenerse de acusar por el delito con cuya, revelación se hubiere amenazado", a no ser que le corresponda más de dos años de cárcel.

Reproches de Trillo

El debate previo a las votaciones, frecuentemente acompañado de murmullos y abucheos desde la parte alta de los escaños del PP, permitió a Trillo in sistir en la segura excarcelación de 13.000 reclusos por la aplicación del nuevo Código Penal y dirigir reproches a los grupos que apoyaban el proyecto. Acusó a IU-IC de "hacer una pinza" con, CiU y PNV en favor del PSOE y reprochó a CiU que contribuyera a la salida masiva de presos. Criticó que se rebaje la pena para el delito de mal versación y que en pro de una reinserción no obligada, se permita la pronta salida a la calle de terroristas con condenas de más de 200 años de cárcel.

Diego López Garrido (IU) calificó de "demagógica" la intervención de Trillo, acusó al PP de no haberse tomado en serio la ley y de "ni siquiera haberla leído bien", y de incluir el debate sobre el código dentro de su "operación política de acoso y derribo al Gobierno". Ramón Camps (CiU) atribuyó a Trillo una actitud "electoralista, que produce alarma social y crea expectativas falsas en la población reclusa".

El socialista Javier Barrero se alejó de lo que calificó como "mitin electoral demagógico", y aseguró que el PP se ha negado incomprensiblemente a alcanzar el consenso a pesar de las decenas de enmiendas admitidas a su grupo. Explicó que el PSOE, a diferencia del PP, "no cree en la pena de mazmorra, en la ley del Talión ni en la cadena perpetua". Resaltó que el Código Penal protege los valores constitucionales de la libertad, la solidaridad y la igualdad, y que cuenta con un sistema de penas encaminado a la resocialización que la Constitución establece, incluso para los condenados por "crímenes abyectos". Aseguró que la supresión de la redención de penas por el trabajo significa una elevación de la duración de las penas privativas de libertad de entre el 25% y el 50%.

Belloch destacó la trascendencia del momento y la emoción que le producía y consideró que, más que una jornada histórica, se trataba de "un día que hace historia", por culminar la primera negociación democrática sobre un Código Penal español. Respetuoso con los discrepantes y agradecido a "todos los grupos parlamentarios", Belloch explicó la opción de política criminal adoptada para afrontar hoy y en el siglo próximo los problemas penales de España, que ha concluido con una obra "no perfecta ni irreformable, pero sí útil".

Más tarde, en conferencia de prensa, Belloch admitió "la frustración grave" de no haber aprobado la ley de ampliación del aborto, "a pesar de existir mayoría parlamentaria suficiente". Calificó de "frustración menor" el aplazamiento de la mayoría de edad penal a los 18 años hasta que se regule la- responsabilidad penal de los menores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de noviembre de 1995

Más información

  • Belloch brinda el éxito al Parlamento y reconoce la frustración del aborto y la edad penal