Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fraga recuerda que Europa ha tenido otros GAL y pide que el caso acabe "pronto y bien"

El presidente de la Xunta de Galicia, Manuel Fraga, manifestó ayer que ha sido una mala suerte para España" que el caso GAL no haya podido ser controlado como en los países del entorno europeo que han tenido casos de contraterrorismo similares. Fraga, que es también presidente honorario del Partido Popular (PP), a pesar de mostrar cierta comprensión con el propósito de los GAL, los calificó de "chapuza increíble" que ha sobrepasado todos los límites y ha dejado a España en ridículo. "Deseo que, [el caso] termine pronto y bien, por el bien de España", sentenció.

El presidente gallego tuvo ayer un encuentro con empresarios y periodistas en el que dio muestras de una notable independencia de criterio respecto a las posiciones de su partido. Sobre el caso GAL, dejó claro que no le ha gustado la forma en que ha sido tratado hasta ahora y opinó que parte de su trascendencia se ha debido a que se ha solapado con el caso Filesa. "Ha sido una mala suerte para España" dijo, "que le haya tocado, este tema cuando el otro [el caso Filesa] iba menos deprisa y éste iba mas deprisa".Recordó que en todos los países del entorno europeo ha habido casos como el de los GAL. Y citó unos cuantos: "Inglaterra tuvo denuncias por sus acciones en Irlanda del Norte, que llegaron a los tribu nales. En Francia, con la OAS hubo acciones extraordinarias. Fue una curiosa casualidad que en una sola noche se suicidaran todos los miembros de la Fracción del Ejército Rojo, y precisamente en, prisiones que estaban todas en una misma zona de Alemania". Tras exponer estos ejemplos, Fraga añadió: "Todo esto lo sabemos, pero también hay que decir que el grado de chapuza o de meter la mano en los fondos reservados, o en la utilización de personajes increíbles para todo esto, aquí ha rebasa do todos los, límites". Dicho esto, el presidente gallego afirmó que no se se sentía en la obligación de decir nada más. "Salvo desear", precisó, "que este asunto termine pronto y bien, por el bien de España. Porque hoy nos ha dejado en pelotas ante. todo el mundo, ¿verdad? Como un país de risa

Fraga opinó también sobre el protagonismo de los jueces en la política que atribuyó en parte a que la ley les permite ir y volver' de la política con excesiva facilidad, y dijo que "ocupan un vacío" que alguien ha dejado. Acerca de la financiación de los partidos, consideró que la legislación actual,"no es realista" y apuntó que debería elaborarse una nueva ley, de cuyo cumplimiento ningún partido pudiera escapar. "Hecha esta nueva ley", adelantó, "quizás sería el momento de hacer borrón y cuenta nueva".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 7 de noviembre de 1995

Más información

  • El presidente gallego dice que los grupos antiterroristas fueron "una chapuza increíble"