Dos informes negativos paralizan el proyecto de la Liga de remodelar los estadios de Primera

El proyecto de la Liga Profesional de remodelación de los 22 estadios de Primera División con los excedentes de las quinielas ha sufrido un retroceso. Cuenta con dos informes negativos; uno de ellos, del interventor delegado de Hacienda en el Consejo Superior de Deportes (CSD). Alguna de las acusaciones que ha recibido el informe es la de haber hinchado ciertas partidas, algunas casi por el doble de su valor. El proyecto trata de obras por un montante próximo a los 9.500 millones de pesetas. La Liga Profesional rehusó ayer hacer cualquier comentario sobre este asunto.

La recaudación de las quinielas ha subido por encima de las previsiones. Los clubes reciben un 1% como compensación, y otro 7,5% se destina al llamado plan de saneamiento hasta el año 2002. Pero la subida permite calcular que, de ese 7,5%, sobraran casi 10.000 millones, cantidad que la Liga quiere emplear en la remodelación de sus estadios. La propuesta fue bien aceptada y por ello se firmó un convenio, el 17 de mayo de 1995, que dio paso a la creación de una comisión mixta. La Liga debería hacer un proyecto para especificar como se iba a repartir dicha cantidad, y la primera decisión fue destinar 10.000 millones a los estadios de Primera y 5.000 a los de Segunda. La diferencia entre lo que proceda de las quinielas y el coste definitivo de las obras -unos cinco mil millones- correría a cargo de la propia Liga.Pero el proyecto en el que se detallan las principales inversiones ha sufrido un primer traspié. Las cantidades que se detallan para ciertas partidas están hinchadas, según los primeros informes técnicos que obran en poder del Consejo Superior de Deportes, no hay fiscalización del gasto, los proyectos no son comparables entre sí y están fraccionados para evitar que entre en acción la Ley de Contratos del Estado. El club más beneficiado por estos proyectos iba a ser el Atlético de Madrid, que tiene un problema de aluminosis en el estadio Vicente Calderón que exigiría una obra de gran envergadura. Este club pensaba beneficiarse, en el total de las obras a realizar, de unos 1.300 millones.

La Liga tenía cierta urgencia en que se aprobara su proyecto, por cuanto algunas de las obras debían comenzar a primeros de año. Pero, en una reunión celebrada el 28 de octubre, el CSD, a la vista de los informes negativos en su poder, decidió pedir más información sobre las obras a realizar en cada estadio. Una de las partidas más confusas era la relativa a la colocación de asientos, por un valor global cercano a los 1.500 millones.

El secretario general de la Liga, Jesús Samper, aseguró ayer carecer de cualquier información sobre este asunto. ''Hasta que no vea los datos publicados no podré pronunciarme", indicó Samper. De todos modos, Samper insistió en que las cifras facilitadas son aleatorias, que corresponden a un proyecto y que pueden verse incrementadas.

Un estudio realizado por la Liga para la reforma de los estadios por motivos de seguridad, prevé una pérdida de los aforos de un 18%. El Espanyol es el que más aforo pierde, con un 52%, seguido del Oviedo, con un 44%. El estudio señala que Madrid y Betis, si no toman medidas, no podrán acoger a todos los abonados que tienen.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 06 de noviembre de 1995.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50