Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las fuerzas serbias y bosnias se acusan mutuamente de violar el alto el fuego

Los combates continuaban ayer en el noroeste de Bosnia y tanto las fuerzas serbias, como la bosnias se acusaban mutuamente de violar el alto el fuego en otras zonas de la república donde la tregua parecía haber sido respetada. El general John Shalikashvili, jefe adjunto del alto Estado Mayor de EE UU, dijo ayer en Sarajevo que, dada la situación, aún es posible que se recurra a ataques de la OTAN contra los beligerantes que no respete el alto el fuego.

Los serbios dijeron que habían hecho retroceder a las tropas musulmanas y croatas de combates mantenidos en la madrugada de ayer, suavizando la presión ejercida por el enemigo en sus ciudades de Prijedor y Banja Luka, en el norte de Bosnia, de donde han huido más de 40.000 civiles ante el avance croato-musulmán.

El Ejército bosnio mostró ayer a los periodistas que cubre el conflicto dos casas abandonadas en la zona de Sanski Most en las que yacían los cuerpos en descomposición de civiles supuestamente musulmanes. La televisión bosnia difundió esas imágenes en las que podían contabilizarse, en total, unos 50 cadáveres. La Armija afirma que esa muertes muestran el genocidio realizado por los soldados serbios durante su retirada de la región de Sanski Most.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 15 de octubre de 1995