Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bienvenido, Eric"

Cantona regresa hoy, nueve meses después de patear a un hincha

"Yo juego con fuego y pasión. Si cambio mi carácter, pierde mi juego". Eric Cantona está atribulado. Invadido por las dudas ante su reaparición de hoy en la Liga inglesa, casi nueve meses después de ser apartado de las competiciones oficiales por. agredir a Matthew Simmons, un hincha del Crystal Palace, con una patada de kungfu. A pocas horas de poner punto final a su cautiverio, Eric reconoce que hizo mal: "A veces hago daño y me lo hago a mi mism.o". Sabedor de que su carácter alimenta su fútbol extraordinario, el terrible Eric no sabe qué hacer: "No debo dañar a los demás y para ello tengo que cambiar algunas cosas. Una vez lo hice y mi juego cayó en picado. Ese es el problema". ¿Qué ocurrirá a partir de hoy? "Ni siquiera yo lo sé, la gente tendrá que sacar conclusiones". De algo sí está seguro: "No tengo que justificarme, ni siquiera compadecerme. Hice mal; ya está".Sin Cantona el Manchester United perdió la última Liga ante el Blackbum Rovers y sucumbió en la Copa, ganada por el Everton. Esta temporada ya ha sido eliminado de la Copa de la UEFA por el Rotor Volvograd, un equipo ruso sin pedigrí. Old Trafford. clama por el regreso de Eric, que en sus dos primeras temporadas en el fútbol inglés ganó la liga con el Leeds y el Manchester United sucesivamente. Cantona ha logrado 47 goles en 95 partidos con el equipo de Old Trafford.

Pero Cantona no tendrá fácil su regreso. El destino ha querido que reaparezca ante el Liverpool, en uno de los encuentros con más rango del Reino Unido. Un choque pasional. Por si fuera poco su marcador será Neil Ruddock, uno de los más fieros de la Premier League. Un mal enemigo para cualquier jugador irascible.

El reencuentro se producirá en Old Trafford. Alex Ferguson, técnico del United, ha confirmado que Cantona jugará como titular. "Está muy tranquilo, mentalmente preparado", ha señalado Ferguson. Sin duda, Cantona es su mejor fichaje de la temporada: "Si recupera la forma, nuestro equipo será mucho mejor". El técnico confía en ver a un nuevo Eric, "más maduro y responsable en los momentos de alta tensión".

Ferguson, al igual que los jugadores, ha recibido al francés con los brazos abiertos. No ha dudado un instante en alinearle desde el principio. "Podría haberle dejado en el banquillo cinco o seis partidos para que recuperara la forma", dijo Ferguson, "pero, entonces, los aficionados hubieran protestado. Y con razón. La afición le quiere y está en su derecho de verle".

La devoción que siente Old Trafford por Eric the king ("Eric, el rey", como se le conoce en la ciudad) ha sido decisiva para sellar su continuidad en el equipo. El propio Ferguson tuvo que dar marcha atrás. Tras su marcial patada a Matthew Siminons -el aficionado del Crystal Palace que sintió su bota en la cara tras un supuesto insulto xenófobo contra el francés- el mister quiso expulsarle del club. Manchester se levantó en armas y ... Ferguson atendió los consejos matrimoniales: "Es cierto que inicialmente quise desprenderme de Cantona, pero Cathy, mi mujer, insistió en que no podía dejarle marchar. Evitó que tomara una decisión equivocada".

Durante la larga ausencia de Cantona, Ferguson ha recapacitado. Hoy tiene otro punto de vista: "La influencia del delantero francés es tal que llegamos a creemos que sin él no éramos nadie. Tenemos un montón de buenos jugadores, pero como ocurrió en la época de Bryan Robson, cuando está Cantona su influencia es decisiva".

La prensa británica también está alborotada. Ansiosa por el regreso del ídolo, del reencuentro con uno de los pocos jugadores con fantasía que engrandecen este juego en el Reino Unido. Así titulaba ayer un rotativo británico: "Quien ame el fútbol debería exclamar hoy: "Bienvenido, Eric".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 1 de octubre de 1995