Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

La otra Liga

Asisto desde hace años, como observador, tratando de ser objetivo -cosa que no siempre consigo- a la batalla más o menos diáfana de los medios de comunicación sobre los distintos equipos que compiten en la división de honor del fútbol español.En estos años de observación he constatado que, la señalada batalla ha sido ampliamente ganada por ese mago de la comunicación, denominado' Johan Cruyff. Quiero llamar la atención al hecho de que digo "mago de la comunicación" porque es aquí, sin restarle mérito como entrenador y mucho menos como futbolista, donde el señor Cruyff se perfila como un auténtico comunicador. Desde. que se hizo cargó de, la dirección técnica del Barcelona sus éxitos han sido fundamentalmente de comunicación. Me explico.

De las ligas que el Barcelona ha conquistado bajo su dirección solamente una ha sido conseguida con suficiente claridad como para que no haya sido puesta en peligro su obtención en los últimos minutos; digo minutos, no partidos. Pues bien, es aquí donde se demuestr - a el buen manejo que habe de los medios de comunicación, yaque aparece como auténtico superhéroe deportivo, cuando, sus éxitos no han sido sino fracasos de los. demás. (Real Madrid Deportivo de La Coruña), dado que si ha ganado estas ligas es porque los demás las han perdido en el. último partido o en el último minuto

Todo esto viene a cuento por el hecho de que parece que esta batalla de los medios de comunicación empieza también. a perderla Cruyff, en. detrimento de otros rivales como el señor Valdano, quien, por cierto realiza unas declaraciones que son un modelo de inteligencia aplicada a la psicología- deportiva, y que sorprenden porque en este mundo encontrar personas inteligentes, y con capacidad di análisis, ha demostrado que no es imposible, pero si "extremadamente difícil.

El más claro exponente del esta pérdida es el artículo de Ramón Besa en EL PAÍS del día 31 de agosto de 1995. Tal vez el reinado Cruyff ha llegado a su fin.Felípe Gómez Pulgar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de septiembre de 1995