Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jacques Hachuel, socio de Mario Conde en Banesto, liquida propiedades en España

Jacques Hachuel, socio de Mario Conde durante su etapa como presidente de Banesto, lleva un año liquidando sus posesiones familiares en España a través de su hermano Moisés Jorge. La más importante de las realizaciones patrimoniales de la familia es la venta de unos terrenos en Barcelona por los que han obtenido 925 millones de pesetas. El financiero Jacques Hachuel se ha refugiado en un piso de lujo en la Bonanova barcelonesa que compagina con largas estancias en París y en la casa de campo con caballos que su padre posee en la comarca barcelonesa del Vallés.

Hachuel, tras presentar el pasado 14 de noviembre una querella contra Mario Conde y los ex-administradores de Banesto, desapareció del mundo de los negocios madrileño, con las únicas excepciones de sus comparecencias ante el juez Manuel García-Castellón de la Audiencia Nacional como uno de los principales beneficiarios de la gestión de Mario Conde. Hachuel tiene que declarar próximamente ante el juez García-Castellón.El financiero ha trasformado su físico con notables cambios naturales y pasa largas temporadas en su vivienda barcelonesa del Paseo de la Bonanova. Jacques Hachuel trata de pasar desapercibido y se mantiene distanciado del mundo de los negocios. En esta nueva etapa, su hermano Moisés Jorge ha liquidado las principales activos de la familia, como los terrenos frente al estadio del R.C.D. Español, en Ronda General Mitró, donde antes se levantaba la concesionaria automovilística Centralsa de su propiedad.

Este negocio, ex-concesionario de Seat, no es el único de Hachuel en el sector automovilístico, ya que posee otro concesionario, esta vez de Peugeot en el Paseo de las Delicias, de Madrid.

Gracias a las subastas judiciales de los bienes con los que Hachuel garantizaba los 15.105 millones que oficialmente debía a Banesto, el banco ha recuperado casi 5.000 millones de pesetas. La lista de bienes adjudicados por la entidad que preside Alfredo Sáenz es: 1.096 millones procedendes de fincas; otros 1.250 millones en cuadros; y 2.500 millones mediante la adjudicación de Invermedia, la tenedora del paquete de Hachuel en Tele 5. El actual presidente de Banesto declaró ante el juez que Hachuel se había enriquecido a costa de los accionistas de Banesto y gracias a las operaciones especiales de Mario Conde.

Ahora las deudas pendientes, de Hachuel, que siempre se han considerado insuficientemente garantizadas, se clasifican en unos 5.000 millones correspondientes a la promotora Portic, SA y otros 5.000 millones de la distribuidora de películas Servifilm. Estas compañías debían unos 7.500 millones de pesetas cada una antes de ejecutarse las garantías de los créditos concedidos por Banesto.

Las fincas adjudicadas por ahora suponen el 50% de las ofrecidas en garantía y Hachuel sólo ha concurrido a la subasta de su finca en Marbella, que se adjudicó por 206 miliones, uno más de la cifra mínima estipulada en la subasta. Menos suerte tuvieron los locales comerciales de Servifilm en Barcelona, que fueron adquiridos por Hachuel a Grupo Zeta y que corresponden a la antigua sede de El Periódico de Catalunya (Ediciones Primera, Plana) y que estaban valorados en 1.880 millones de pesetas. Las primeras subastas han quedado desiertas.

Cuadros sospechosos

Lo mismo ha ocurrido con el chalé-mansión de la madrileña Puerta de Hierro (calle Peguerinos, 29), valorado en 1.292 millones y otrora sede de conciertos y fiestas de gran alcance social. Respecto a la colección de cuadros agrupados en Variations International, fuentes de Banesto aseguran que será sometida a una rigurosa tasación en la firma Sotheby's de Londres ante el temor de que en el lote pudiera haber alguna falsificación.La subasta de la compañía Invermedia, tenedora de un 10% de Tele 5, fue declarada desierta al no acudir ningún licitador a la misma (con un precio mínimo de 3.406 millones). Finalmente, Banesto se la adjudicó por 2.500 millones.

Hachuel fue uno de los grandes beneficiarios por la gestión de Mario Conde en Banesto. Su principal compañía inversora, H Capital, percibió 1.800 millones. en 1989 por vender a la filial del banco, Urbis, dos fincas compradas antes a otra filial de Banesto. Además, las fusiones de Urbis con las sociedades de Hachuel, Ceisa y Mascamarena, reportaron beneficios del orden de 15.000 millones al financiero ahora refugiado en Barcelona. En 1990, Hachuel vendía a la Corporación Banesto, por 2.614 millones, dos solares que poco antes habían sido valorados en 250 millones de pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 11 de septiembre de 1995

Más información

  • El banco recupera 5.000 millones de los bienes ofrecidos por el financiero en garantía