Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un TaIgo arrolla a un coche y destroza a sus tres ocupantes

, La muerte llegó a 155 kilómetros por hora, en forma de convoy. Los tres ocupantes de un coche murieron ayer por la mañana al ser arrollados por un Talgo Pendular mientras cruzaban un paso a nivel sin barreras en la localidad de Humanes (8.803 habitantes). El brutal accidente ocurrió en el kilómetro 25 de la vía férrea Valencia de Alcántara (Cáceres-Atocha), una ruta única de dos direcciones. Manuel Torres de la Rosa, de 46 años; Jacinto Martín Blázquez, de 64, y Cipriano Pérez. Naranjo, de 68, los tres vecinos de Fuenlabrada (165.000 habitantes), murieron en el interior del coche después de ser golpeados por la máquina principal del tren, que circulaba a unos 155 kilómetros por hora, según el informe policial. Las tres víctimas venían del huerto de un familiar. El coche, un Peugeot 306, estaba cargado de tomates, lechugas y verduras. Circulaban por un camino rural de tierra cuando sobrevino la tragedia. El turismo se acercó al paso sin barreras de gran visibilidad. Sin embargo, el vertiginoso Talgo que circulaba en dirección a Madrid les sacudió. Eran las 13.10.

El golpe se produjo cuando todavía la mitad del coche estaba dentro de la vía. Según el primer informe de la Guardia Civil, el conductor, Manuel Torres, vio el tren, antes de llegar al cruce. No se detuvo en el stop y no tuvo tiempo para cruzar la vía de dos metros de anchura, según los agentes. "De haberse detenido en el cruce habría visto al tren", indicó un policía local. El tren, con 400 pasajeros, les alcanzó en la parte trasera derecha del coche.

PASA A LA PÁGINA 3

Exceso de confianza

El coche de los tres fallecidos voló 65 metros junto a la vía de tren tras el choque

Para la Guardia Civil, el accidente se produjo por un exceso de confianza del conductor. Desde el paso a nivel existe visibilidad de 400 metros ambas direcciones. "Creyó le daba tiempo a pasar y debió de medir mal las distancias", explicó un miembro del instituto armado. "Si alguien se para en el stop, y mira a la izquierda y a la derecha, ve una distancia de 400 metros, y no creo que ellos hicieran eso", comentó un agricultor que todos los días pasa por ese paso a nivel sin barreras. El alcalde de Humanes, el socialista Adolfo Álvarez, acudió al lugar del siniestro. "Aunque se trata de un camino rural de tierra, por esta zona pasan muchos coches y quizá Renfe debería replantearse eliminar este cruce", agregó el regidor.Según un técnico de Renfe, el tren Talgo-11.043 circulaba por ese punto a 155 kilómetros por hora. A esa velocidad, y con una visibilidad de 400 metros, el coche tiene unos diez segundos para pasar un punto, según un experto de la compañía. Tanto los técnicos como los agentes barajan la misma hipótesis. Creen que el conductor no calculó bien las distancias.

En el lugar del accidente se reunieron varios familiares de las víctimas. Los tres fallecidos pasaron la mañana en el huerto de Saturnino, hermano de uno de ellos, ubicado en el camino rural de Toledo, en el término de Humanes, de Madrid. Luis Castrejón, sobrino de una de la víctimas explicó entre lágrimas: "Esta mañana estaban juntos y decidieron darse una vuelta por el huerto de Satur". "No entiendo cómo les ha podido pasar esto en un lugar tan abierto", añadía el hijo de uno de los muertos.

Los tres fallecidos vivían en el casco viejo de Fuenlabrada. Manuel Torres Rosa, de 46 años, estaba casado y tenía cuatro hijos. Trabajaba como albañil en la construcción y vivía en la calle Honda. El otro fallecido, Jacinto Martín, jubilado, era vecino de su mismo bloque; tenía 64 años y dos hijos. La tercera víctima, Cipriano Pérez Naranjo, era viudo y tenía dos hijos; también estaba jubilado. El lugar del accidente es el único paso a nivel sin barreras de Humanes. Existe otro pero con barreras, en el casco urbano de Humanes. Este cruce está regulado con semáforos. El alcalde de Humanes, Adolfo Álvarez, asegura que nunca se había producido un accidente mortal en el municipio sobre las vías. "Hubo un descarrilamiento hace meses pero sin heridos graves", recordaba. Por la línea férrea donde ocurrió el accidente pasan diariamente más de 20 trenes, según indicaron responsables de Renfe. Doce trenes son talgos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 4 de septiembre de 1995

Más información