Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

Sin aire

He tenido la suerte o la desgracia de pasar una semana en el hospital La Paz de Madrid acompañando a mi hermano, que tuvo un accidente de tráfico. Estuvo en, la UCI 17 días, en Zaragoza, y cuando fue. posible realizamos el traslado a Madrid porque pensamos, que cerca de casa estaría mejor.Cuál fue nuestra sorpresa al comprobar que en la habitación 306 de traumatología el, aire, acondicionado no funcionaba Además, la persiana de la ventana no se podía cerrar, ya que estaba atascada. La temperatura dentro de la sala era insoportable, no me atrevo a decir una cifra, pero sí puedo decir que, fue el récord del siglo en Madrid. Allí, en aquella habitación, yacían seis enfermos, cuatro de ellos de avanzada edad, mi hermano de 29 años y otro muchacho. Uno de los pacientes, un anciano que tenía una enfermedad muy grave, padecía fuertes dolóres y parálisis de medio cuerpo y se rumoreaba que estaba viviendo los últimos días de su vida.

El problema era generalizado, ya que había bastantes habitaciones en las que el aire no llegaba, y aleatorio, ya que a otras sí lo hacía. Aquello era y es una tortura para pacientes, trabajadores y familiares, que no nos quedaba más remedio que estar allí. Además de este sufrimiento se añadía el malestar de muchos pacientes que se encontraban a la espera de una operación y que, debido a la monumental huelga de médicos, estaban allí ocupando un lugar en el espacio. hospitalario.

Al comunicar las anomalías a los responsables de planta, las respuestas fueron. diversas, "no tienen arreglo", "se ha dado aviso hace 15 días",' etcétera. Así que me dispuse a poner una reclamación por escrito. A las pocas horas de haberla puesto vinieron a repararla persiana; por la que entraba un sol de justicia, y este asunto quedó, solucionado. En cuanto al aire acondicionado me dijeron que estaba atascado, que era muy viejo, y que el plan director del hospital preveía su futura sustitución. Pero no lo arreglaron. Así que. allí estuvimos sudando a mas no poder durante una semana

Esta sección de después deaquel calvario que. pase junto a mi. hermano, recibo una carta del director gerente del hospital

diciendome lo mismoque me dijeron en aquel entonces. Pienso en aquella pobre gente, en especial el anciano dolorido; tras toda su vida de trabajo y cotizando a la Seguridad Social, no se merece un final así. El la mano de todos está que la sanidad funcione,

que , hagamos todo lo. posible para que funcione adecuadamente. Francisco Mamiel Sánchez Moreno.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS