El electorado del PSOE no imagina otro candidato que Felipe González

Felipe González es el dirigente socialista preferido por los electores del PSOE, a enorme distancia de cualquier otro. Así se deduce tanto de estudios realizados por el PSOE como de la valoración de líderes que recogen las encuestas del CIS. Los sociólogos del PSOE afirman que de manera espontánea sus electores no aciertan a nombrar a otro candidato que no sea González. La intención de voto se mantiene invariable según el barómetro del CIS del mes de julio. El Partido Popular aventaja al PSOE en 9,8 puntos.

La actual preocupación del PSOE radica en cómo mantener el apoyo de su el electorado, que sigue rondando el 30%, cualquiera que sea el candidato socialista, si definitivamente no lo es González.El PSOE ha llegado a la conclusión de que los estudios sobre candidatos electorales no tienen sentido hasta que los consultados no perciban que se les pregunta por alguien concreto. Al menos es lo que ocurre al intentar sondear la sustitución de González. Todos los estudios sobre predilección por candidatos sólo añaden lo que ya se sabía, es decir, que González es el mejor.

Una vez que los encuestadores ponen nombres propios salen bien parados José Borrell, Javier Solana, Pasqual Maragall y, en menor medida, Juan Alberto Belloch. No obstante, los dirigentes del PSOE restan valor a este rosario de nombres. Según las explicaciones de los expertos, los electores socialistas no creerán que González no se presenta hasta que no lo escuchen de sus labios. Después, no opinarán seriamente sobre un candidato hasta que no sea oficialmente designado.

Los socialistas sí quieren creer, sin embargo, en los sondeos sobre intención de voto. Se mantienen invariables desde hace mucho tiempo, lo que indica que el electorado socialista continua siendo fiel al PSOE pase lo que pase. El barómetro del CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas) de julio refleja una ventaja a favor del PP de 9,8 puntos. El resultado es prácticamente el mismo que tras las elecciones municipales y autonómicas. El PSOE obtuvo entonces una estimación de voto del 31,6% y el PP del 41,8%.

Mantener porcentaje

Así las cosas, el objetivo del PSOE es que el candidato que sustituya a González mantenga o se aproxime a este porcentaje. Para algunos, Solana podría conseguirlo, y para otros, Borrell ofrece más garantías.En el caso de Solana, se subraya que el electorado le puede ver como una continuación natural de González. Otros piensan que las próximas elecciones van a ser de una extremada dureza, por lo que conviene un polemista nato con un punto de agresividad hacia el adversario. En ese contexto sitúan a Borrell.

Nada está descartado ni decidido, pero en los últimos tiempos el ministro de Justicia e Interior, Juan Alberto Belloch, ha querido retirarse del escenario político, cuando tan sólo hace unos meses en el PSOE se contaba con él para el futuro. El hecho de que Belloch dijera hace pocas semanas que un día u otro volvería a la judicatura ha desconcertado un tanto en el partido.

Una característica que debe tener el candidato, siempre según la actual mayoría dirigente, es. que no albergue de momento aspiraciones a hacerse con el control del partido y del grupo parlamentario. El liderazgo del PSOE lo seguirá teniendo González hasta que no diga lo contrario.

En estos momentos, en el PSOE se tiene muy en cuenta quién quiere o no presentarse. Las listas electorales van a ser un auténtico problema. En cada provincia se hacen cálculos de cuántos diputados pueden conseguirse y el resultado global es que el Grupo Socialista en el Congreso menguará, en el mejor de los casos, en una veintena de parlamentarios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0013, 13 de agosto de 1995.

Lo más visto en...

Top 50