TURISMO

La mitad de los visitantes que recurren a los guías turísticos son españoles o latinoamericanos

A 381 clientes ha atendido cada uno de los 22 chicos de amarillo en el mes de julio, según sus propias encuestas. Los alumnos de la Escuela de Turismo han abierto sus sombrillas amarillas del Servicio de Información Turística del Ayuntamiento el pasado 7 de julio en cinco plazas de la ciudad. En la mitad de las consultas(4.106 de 8.389) acerca de la ubicación de monumentos y museos, de restaurantes o alojamiento, no tenían que recurrir a sus conocimientos de inglés, alemán o italiano, puesto que se trataba de viajeros de Latinoamérica, de España o de los propios madrileños.Los que más usan este servicio son los jóvenes que aún no han cumplido 25 años (42%), mientras que los mayores de 50 años parecen orientarse mejor (11,5%). El puesto más frecuentado es el de la Puerta del Sol, y lo que más éxito tiene son los planos de Madrid que se consiguen gratis. La gente se acerca también con preguntas poco turísticas, como cuenta Mónica, de 20 años. "Ayer una chica de Estados Unidos quería saber si la horchata engorda", dice. Las anécdotas no siempre son tan divertidas. David, de 23, recuerda que un día a una chica de Ucrania le habían robado el pasaporte: "Estaba desolada, porque ha sido difícil obtener el pasaporte para poder viajar. Encima, su país ni tiene consulado en España". En estos casos, los camisas amarillas acompañan a los forasteros a la comisaría.

El trabajo que están realizando les gusta. "Es un poco como si viajaras, porque estás en contacto con gente de muchos países", dice David. Ya tiene una pequeña colección de direcciones en varios países, de jóvenes que después de preguntar algo se han quedado a charlar un rato y luego les han invitado. "A veces, la, gente nos regala algo de su país", comenta María Jesús, mencionando sellos de Japón y un llavero de Guatemala.

Los chicos de amarillo (informadores del Ayuntamiento) están en la Puerta del Sol, Palacio Real, el Retiro (entrada de la Puerta de Alcalá, fines de semana y lunes), Museo del Prado (martes a domingo) y plaza de la Villa (lunes a viernes por la mañana).

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0012, 12 de agosto de 1995.