Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las Cortes de Castilla-La Mancha no recurrirán el trasvase, aunque lo rechazan

Gobierno y oposición castellano-manchegos rechazan unánimemente el trasvase de 55 hectómetros cúbicos para un riego de socorro al Segura decidido en el Consejo de Ministros del pasado viernes. Sin embargo, han optado por no recurrirlo porque, según aseguró el presidente de la Cámara, José Mana Barreda, sólo cabe un recurso de inconstitucionalidad que "no parece que pudiera prosperar". El pleno del Parlamento regional aprobó urgir al Ejecutivo de González para que revise el anteproyecto del Plan Hidrológico Nacional.

Las Cortes de Toledo se reunieron ayer en un pleno extraordinario, convocado a iniciativa del presidente, el socialista José Bono, con un único punto en el orden del día: el estudio del trasvase de 55.000 millones de litros del Tajo a las huertas del Segura autorizado por el Gobierno en el pasado Consejo de Ministros.El presidente de la Junta de Castilla-La Mancha había denunciado en innumerables ocasiones la ilegalidad del decreto ley aprobado por el Gobierno, pero ayer, el Ejecutivo regional y la oposición decidieron no entablar acciones concretas, limitándose a acordar que se instará a los servicios jurídicos de la Cámara "para iniciar las acciones legales que correspondan".

El documento aprobado con los votos del PSOE y el Partido Popular contiene ocho puntos, entre los que se incluye un Plan de Lucha contra la sequía.

Bono quiso dejar claro que con esta iniciativa no se busca un enfrentamiento con las regiones de Levante, pero que no podía aceptar la "hipoteca" que cae sobre el Tajo. "No se puede reducir la solidaridad hidráulica a un sólo río", dijo.

Para el presidente regional, es falso justificar el trasvase del agua porque en Murcia es más rentable su aprovechamiento, y supone no entender "de seres hu.manos". Bono rechazó que las obras aprobadas también el pasado viernes para conducir agua desde el embalse de Picadas a Toledo puedan ser consideradas como compensaciones "porque están previstas desde 1971 ". El mismo día en que se aprobó el riego de socorro al Segura se acordó un trasvase desde el Tajo al Guadiana y a las Tablas de Daimiel de hasta 50 hectómetros cúbicos anuales.

El presidente regional del PP, José Manuel Molina, brindó su apoyo a Bono y responsabilizó de la situación a la "malísima" gestión del Gobierno. Molina pidió un plan contra la sequía "aunque nos tengamos que endeudar". El único representante de Izquierda Unida en las Cortes de Toledo no acudió al pleno.

Medio centenar de agricultores acudieron al pleno para protestar por el trasvase, y han convocado una manifestación el viernes en Madrid ante el Ministerio de Obras Públicas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de agosto de 1995

Más información

  • El pleno regional pide revisar con urgencia el Plan Hidrológico