Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

Cómoda escapada

Ha sido un día bastante rápido. Después de haber pasado las primeras etapas de gran montaña siempre hay algunos corredores que están un poco más frescos. Son aquéllos que en las dos etapas alpinas han ido sólo a intentar terminar dentro del control. Bien sea porque en su equipo no tienen que trabajar para nadie o porque no tienen capacidad para ir delante e intentar ganar, ellos van simplemente a pasar la montaña sin problemas.Pero el día después, en las etapas un poco más suaves, saltan a buscar la escapada del día, que saben que pueden triunfar porque conocen que la mayoría vamos tocados. También tienen el aliciente de que cuando Miguel está de líder permite muchas es capadas de hombres que no son peligrosos para que el equipo vaya más cómo do y no se desgaste. Así, cuando hay escapadas, como camino de Saint Etienne, no nos tenemos que dar la paliza de tener que ir controlando durante toda la etapa. Siempre tienen interés en dirigir al pe lotón los equipos de sprinters, que nos quitan bastante labor.

Hemos ido muy fuerte desde el inicio. En la primera hora hemos hecho 57 kilómetros y con muchos corredores atacando, todos para ver si pillaban la escapada buena. Una vez hemos salido de Grenoble se ha producido el corte bueno y a nosotros nos ha llegado algo de tranquilidad. Hemos ido más suaves, aunque sin. pasarnos: si hubiéramos bajado mucho la marcha la gente habría empezado otra vez a atacar por detrás. También teníamos que controlar la diferencia con los fugados, que oscilara entre ocho y nueve minutos.

En la primera parte de la etapa, en la más llana, han controlado Marino, Uriarte y Davy, y por la parte final, en la que había un puerto de primera categoría, nos hemos puesto delante los escaladores. Miranda, Aparicio y yo hemos empezado con un ritmo cómodo, pero luego ha entrado a tirar Gabriele Colombo, del Gewiss, que quería defender el tercer puesto de Riis, y ha puesto un ritmo muy fuerte. Ha roto todo el pelotón. Ya una vez que Colombo se ha quitado, he hecho yo todo el trabajo hasta las cercanías de la meta. Y así esperamos que sean todos los días hasta los Pirineos.

Ramontxu González Arrieta corre el Tour con Banesto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de julio de 1995

Más información

  • CORRESPONSAL EN EL PELOTÓN