Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Abandono a la italiana

Berzin y Cipollini dejan el Tour en busca de sus mujeres

Alpe d'HuezA Mario Cipollini su mujer le esperaba en la meta de La Plagne. El nuevo amor del recién divorciado Evgeni Berzin, le esperaba en Italia. Los dos, con apenas 24 horas de diferencia, hicieron las maletas y se fueron con ellas. La retirada de uno, Cipollini, era esperada: lejos del maillot verde, el rey león ya piensa en la Vuelta, su nuevo desafío. La de Berzin se olía después de su batacazo en La Plagne, pero siempre se esperaba que el ruso sacara a relucir su coraje en los malos momentos.

La gran tentación de los corredores italianos, o de los que vivan en Italia, ha sido los carteles verdes que pululan por las carreteras alpinas y en los que se lee "Turín por autopista". Su casa, a tres horas de coche. Difícil de resistir para los débiles o los desmotivados, como un Maurizio Fondriest, que también dijo ayer adiós al Tour.

La huida de Cipollini quiso ser silenciosa y se convirtió en un misterio. El mejor sprinter, el único que ha ganado este año dos etapas, no pudo irse sin hacer ruido. En el control de avituallamiento de la etapa del martes, Cipollini se bajó de la bicicleta, se metió en el coche de su director, Antonio Salutini. Todo habría resultado de lo más discreto si no hubiera sido por una serie de errores imperdonables para el éxito de una fuga.Despiste de los jueces

Primero, Salutini se olvidó de comunicar a los comisarios el abandono de su pupilo; luego, los jueces se despistaron en la caótica llegada de La Plagne. Sacaron su ojo de cubero para medir y no tuvieron ni el detalle de contabilizar a los corredores que llegaron. Para terminar, Cipollini cruzó la línea de meta en el Fiat de su director, hecho que no pasó inadvertido. Ayer por la mañana, la retirada o no de Cipollini era un misterio. A los que decían que había terminado la etapa en coche le respondían los legalistas blandiendo las clasificaciones oficiales, en las cuales aún figuraba el bello toscano. El suspense lo resolvió Salutini anunciando a los comisarios oficialmente la retirada.

El destino del astro también dio pábulo a las habladurías. Gente de su equipo decía que ya pasó la noche. en París, desde donde un avión le llevaría a Florencia. Otros decían que aún seguía en La Plagne. La versión definitiva llegó un poco más tarde. Nada más cruzar la meta, Cipollini cambió de coche, cogió el volante de su deportivo y, acompañado de su mujer y un amigo, se fue a su casa de Montecarlo.

Lo de Berzin ha sido más vistoso, pero igual de obscuro. El genio ruso dejó entrever su despedida la noche del martes. Entró en la roulotte del Gewiss después de la etapa y le dijo a Bombini, su director: "Después de lo de hoy no cuentes más conmigo como líder. A partir de ahora me pondré a trabajar para Riis y Gotti". Toda una declaración de modestia del hombre que no pudo contener un "porca madonna" cuando supo que Riis andaba mejor que él."O el Tour o yo"

Sin embargo, poco después, un miembro de su equipo lanzó al aire una razón para que cualquier cosa pudiera pasar. "Berzin ha fracasado en este Tour porque tiene la cabeza en otra parte", dijo el informante públicamente a algún equipo de la competencia. "Elena Cagnone, su nueva pareja, le dijo antes de empezar la carrera: 'tú eliges, o el Tour o yo". La Cagnone, una mujer que saca 15 años al ruso, es la propietaria de una red de venta de Fiat. Es una mujer independiente que, sin embargo, declaraba antes del Tour que ayudaría a Berzin a convertirse en un gran campeón.La razón oficial del abandono del hombre que ha terminado su primer Tour sin haber llegado a escalar el Alpe d'Huez es que la noche del martes tuvo un ataque febril y que ayer salió muy tocado. Sea la razón que sea lo único claro es que Berzin sí que se dedicó ayer a trabajar para Riis y Gotti. El ruso, como Cipollini, abandonó en el avituallamiento y se metió en el coche de su director. Luego, en el asiento del copiloto, se le vio dando ánimos a Riis cuando el danés intentaba dejar a Induráin en el Alpe d'Huez. Toda una despedida para el único hombre que ha derrotado a Induráin en una gran Vuelta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de julio de 1995