Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bendición para Zülle

Induraín designa al corredor del ONCE el rival mas fuerte

El Alpe d'Huez es siempre una Jaula de grillos y de ruidos entre miles de aficionados, pero poco más. Como mucho, aula magna para el doctorado de escaladores: Bugno, Hampsten, Conti y, ayer, Pantani. Los últimos años, los del dominio de Induráin, el gigante alpino de las 21 curvas ha sido abatido por lo que ayer José Miguel Echávarri bautizó "la estrategia de la calma" del Banesto."La diferencia con los rivales se estableció el día anterior", explicó el director de Induráín. "Ayer se trataba de controlar. Todo el equipo llevó a Miguel hasta el pie del Alpe d'Huez. En la ascensión, luego, Miguel dio bina lección de responsabilidad al acelerar el ritmo y coger a los que iban delante. Simplemente se trataba de vigilar que no se fuera ninguno de los rivales peligrosos. Los demás, como Pantani, tenían libertad de acción". Para Echávarri, de Alpe d'Huez se salió con el podio prácticamente definido, a expensas de las "dos etapas del Midi". "En Saint Etienne y Revel va a haber muchas escapadas. Van a ser jornadas peligrosas para mucha gente, pero nosotros sabemos que sólo tenemos que controlar y vigilar a Zülle y Riis".

Induráin bendijo a Zülle. Le designó su segundo, o, en palabras del corredor navarro, "el hombre que mejor veo". "Yo explicó Induráin, "he notado la dureza de la etapa porque el día anterior me había hecho una contrarreloj de 20 kilómetros, pero Zülle se hizo 70 y ha aguantado muy bien. Será el hombrea quien debamos vigilar en este par de días peligrosos que vienen". El rey eligió a su delfín para el podio.Quien tiene complicado acceder a una de las primeras plazas es el ganador de ayer. Pantani ha avanzado en la general pero aún se encuentra a 6 minutos y 38 segundos del tercero, Riis. Tampoco es que el escalador calvo manifestara grandes ambiciones. Su tarea ha concluido con la victoria en Alpe d'Huez, donde prosiguió la racha italiana de esta década sólo rota por Hampsten en 1992.Victoria sobre la duda

"He llegado al Tour corto de preparación y con molestias en la rodilla derecha", explicó Pantani. El corredor italiano no pudo participar en el Giro de este año al sufrir un accidente un par de semanas antes de su inicio. "El día de La Plagne, además, noté los efectos de toda la semana de llano y no me adapté bien".Su triunfo de ayer, el primero que consigue en la ronda francesa, fue, sobre todo, la victoria de la moral sobre la duda. "Fui toda la etapa pensando dónde atacar. El equipo me preparó muy bien el terreno, pero al pie del Alpe d'Huez aún no sabía si lanzarme ya o esperar un poco. Hasta cuando me lancé una parte de mí me decía que frenara, que era demasiado pronto, y la otra me ordenaba seguir, saltar. Por fortuna para el nuevo Chiappucci, ganó la fe.

No sólo abandonaron Cipollini, Fondriest y Berzin. Otros corredores italianos les imitaron:, Chiesa, Bertolini y Politano. También hicieron las maletas un español, Mauleón, exhausto, y el primer líder que tuvo este Tour, el francés Jacky Durand, víctima de una caída. Otro español, Ángel Edo, llegó a la meta fuera de control.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de julio de 1995