Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere la mujer herida en San Sebastián por un pelotazo de la Ertzaintza en una manifestación

La donostiarra Rosa Zarra Marín, de 58 años, herida por un impacto de pelota de goma lanzada por la Ertzaintza (policía autonómica vasca) el pasado 22 de junio, falleció ayer en el hospital de Aránzazu. La muerte se produjo a las cuatro de la tarde, de una parada cardiorrespiratoria, según el parte médico facilitado por el Servicio Vasco de Salud. La Ertzaintza ha abierto una investigación para esclarecer las circunstancias en las que Rosa Zarra fue presuntamente alcanzada en el vientre por una pelota lanzada por la policía tras los incidentes registrados en la plaza de la Paloma de la Paz. Los familiares de la fallecida interpusieron ayer una denuncia en el juzgado de guardia.

HB ha convocado hoy una jornada de movilización en protesta por la muerte de Rosa Zarra. El suceso se produjo alrededor de las nueve noche, cuando la mujer, que había participado en una concentración de protesta por la actuación de la Ertzaintza durante el entierro de los restos de José Antonio Lasa y José Ignacio Zabala -los etarras asesinados por los GAL en 1983-, fue alcanzada en la zona del vientre por un objeto contundente.Con anterioridad se habían producido duros enfrentamientos entre la Ertzaintza y simpatizantes de HB que participaban en una contramanifestación, frente a la que los empleados de Alditrans habían convocado por la libertad de José María Aldaya, secuestrado por ETA.

Rosa Zarra resultó herida, según su familia, por un agente de la Ertzaintza de las patrullas de Seguridad Ciudadana que realizó un disparo de material antidisturbios a menos de una decena de metros del lugar en el que ella se encontraba. Las Gestoras pro Amnistía dieron a conocer una filmación en la que se ve a la víctima con gestos de dolor sostenida por dos voluntarios de la Cruz Roja.

La paciente ingresó en el Hospital de Aranzazu el día 22 y ese mismo día fue dada de alta. Seis días después fue intervenida quirúrgicamente y su estado, según el parte del Servicio Vasco de Salud, era muy grave a consecuencia de un cuadro infeccioso generalizado. La víctima había sufrido un trasplante de un riñón hace algo más de 10 años.

El portavoz de las Gestoras pro Amnistía, Juan María Olano, expresó su confianza en que el departamento de Interior encuentre al culpable de la mortal agresión. El consejero Juan María Atutxa se refirió a este suceso en Vitoria, informa "En la Ertzaintza no teníamos ni denuncia ni conocimiento de este hecho. Nos hemos puesto a disposición del juzgado para colaborar con absoluta voluntad en el esclarecimiento de los hechos", señaló. En una nota difundida ayer, el departamento de Interior calificó de "calumnia" culpar a la Ertzaintza de la muerte de Zarra.

El portavoz de las Gestoras tachó de "fascista" a Juan María Atutxa, y dijo de él que debe "desaparecer por el peligro que supone". Añadió que Atutxa es "un tonto útil del PNV que lo único que pretende es hacer de la Ertzaintza un verdadero cuerpo armado".

Xabier Irazusta Zarra, uno de los seis hijos de Rosa Zarra, reconoció ayer a Efe, desmintiendo las primeras versiones de los hechos difundidas el jueves, que sus padres,_junto a su hermana pequeña Maider, fueron a propósito a las inmediaciones del lugar donde todas las semanas tienen lugar las concentraciones de los trabajadores de Alditrans y los seguidores de HB, para mostrar su repulsa, "de forma pacífica", a la actuación de la Ertzaintza y la policía el día anterior, con motivo del entierro de los restos de Lasa y Zabala. Precisó que no se sumaron a la concentración promovida por HB.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de julio de 1995

Más información

  • Atutxa asegura que el departamento vasco de Interior desconocía los hechos