Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

LA POBRE GLORIA VARDERBILT

Gloria Vanderbilt, la nieta del que hizo una de las mayores fortunas de todos los tiempos gracias al monopolio del transporte de Cornelius Vanderbilt, ha perdido, a los 71 años, su, fortuna a causa de los impuestos. La que apodaron, cuando tenía 10 años, "la pobre niña rica" por su infancia dominada por amargas desavenencias familiares no está lejos de la quiebra. Su padre murió alcohólico cuando ella tenía dos años tras una vida de playboy en la que gastó 3.000 millones de pesetas. Su madre utilizó parte de su heencia en una vida de trotamundos y una aventura con un príncipe alemán. Gloria Vanderbilt fue adoptada por su tía se divorció cuatro veces. Sin embargo hizo su rompía fortuna poniendo su nombre unos vaqueros y a un perfume. Ahoa, el Estado de Nueva York y la Oficina Federal de Renta le reclaman 1.100 millones pesetas en derechos de propiedad e sus casas. Por 100 millones de pesetas, ha tenido que ,-malvender su vivienda- de cinco pisos de Manhattan: ha puesto su mansión de la playa de Sout hampton en venta y se ha ido a vivir a un apartamento de dos habitaciones, propiedad de su hijo Anderson Cooper. Ella, que echa la culpa a su abogado y a las cuentas del psiquiatra (1.000 millones) ha declarado estoicamente-: "Es una situación temporal, hasta que liquide mis propiedades. No estoy en quiebra. Además, tengo mi carrera, talento, salud y energía".-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de junio de 1995