Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

LA OTRA BODA, LA CIVIL

Un mes después de la ceremonia islámica que les convirtió en marido y mujer en París, Jemima Goldsmith, de 21 años, hija de- multimillonario británico James Goldmith, e Imran Khan, de 42 años, antiguo play boy paquistaní, ratificaron ayer en Londres su unión en una ceremonia civil. Una legión de fotógrafós y curiosos esperó durante horas bajo el sol de junio, a la entrada del registro civil de Richmond, donde estaba previsto celebrar la breve ceremonia. Khan, un devoto seguidor del islam, alcanzó una extraordinaria notoriedad en el Reino Unido durante sus años de jugador de críquet -hasta 1992 fue capitán del equipo de Paquistán- Jemima, por su parte, ha decidido abrazar la fe de Mahoma antes de contraer matrimonio con el que pasa por ser el deportista más atractivo del momento. Pese a que para la ceremonia religiosa celebrada en París la rubia y bella Jemima vistió los tradicionales pantalones paquistaníes bajo una túnica de seda y se cubrió la larga melena con un velo, ayer optó por vestir a la occidental. Chaqueta y falda de color crema con sombrero del mismo color, diseñado por Bruce Oldfield. Tras la ceremonia, los recién casados -que ya disfrutaron de una breve -luna de miel en España- ofrecieron una cena con baile a un puñado de invitados, sólo 150, en uno de los más selectos -dicen- actos sociales de la temporada en el Reino Unido.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 21 de junio de 1995