Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Sin casa y sin porvenir

Mi situación es muy parecida a la de muchos españoles, forma parte de lo que el Gobierno llama "parados de larga duración" y, por tanto, dependo, a mis 27 años, de la pensión que recibe mi padre por invalidez permanente. En mi familia siempre hemos pensado que al menos teníamos una casa donde vivir, pero parece ser que era mucho pedir, ya que, desde hace años, en varios bloques del Poblado Dirigido de la Elipa, donde vivimos, han empezado a aparecer grietas que con el tiempo se han ido agrandando, hasta el punto de que seis bloques de dicho poblado pueden desplomarse de un momento a otro arrastrando tras de sí a todos los demás, pues el barrio está construido sobre una pendiente y la cimentación de las casas es deficiente (años sesenta, modelo barrio proletario).La solución al problema incluye, como mínimo, una rehabilitación completa de las casas que cuesta un dinero que pocos de nosotros podemos pagar. Los afectados, junto con la Asociación de Vecinos la Nueva Elipa, estamos solicitando ayuda a las instituciones competentes, pero no actúan con la rapidez que el problema exige: algunos ni siquiera han venido a comprobar el estado en que se encuentran nuestras viviendas, como el señor Barbadillo (concejal del distrito de Ciudad Lineal) o el señor Álvarez del Manzano, que no nos hace ni caso a pesar de ser nuestro alcalde. En definitiva, dentro de poco mi familia va a perder su vivienda y no va a tener posibilidades de conseguir otra.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de junio de 1995