Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
28 MAYO

Leguina confirma que deja la política madrileña

Habían pasado 24 minutos sobre las doce de la noche y Joaquín Leguina utilizó sus primeras palabras tras conocerse los datos definitivos de su derrota para corroborar su flema política casi británica. Antes que otra cosa, se acordó de su rival, de los últimos ocho años, del candidato popular Alberto Ruiz Gallardón, y le envió un mensaje de enhorabuena. Le deseó incluso los mejores éxitos personales y políticos. Leguina pareció encontrarse a gusto consigo mismo en su despedida del panorama regional, que ha dominado desde que se creó la Comunidad, hace 12 años.

El propio Joaquín Leguina facilitó su epitafio político: "Creo que he vencido a la incomprensión hacia la Comunidad de Madrid". Antes había confirmado lo que ya anunció un día, durante la campaña, en lo que calificó como un desliz intencionado. Se va de las instituciones madrileñas, pero no de la política más genérica: "Esa la abandonaré cuando me lleven al cementerio".El presidente de la Comunidad decidirá hoy sobre su futuro. Pero ayer anunció que no renunciará inmediatamente a su actual escaño. Ya en la madrugada, relajado y con buen humor, Leguina sí adelantó que esperará a oficializar el relevo hasta que la junta electoral lo determine y luego pedirá el reingreso en el Instituto Nacional de Estadística (INE), del que es funcionario por oposición desde 1968.

No quiso Leguina dar ningún consejo público ayer a su sucesor ni tampoco a sus compañeros de grupo, que permanecerán en la Asamblea ahora en la oposición. Ilustrará, eso sí, a Ruiz Gallardón sobre el oficio de presidente cuando le vea en privado. A los socialistas les señaló que, ahora deberán trabajar duro por conectar de nuevo con las capas más desprotegidas de la sociedad, si quieren optar a gobernar la Comunidad de Madrid dentro de cuatro años.

Leguina sí desveló que el objetivo del PSOE en estas elecciones no era vencer, sino aguantar el remojón de la ola antisocialista con alrededor del 30% de los votos. Entiende Leguina que esa meta está más que conseguida porque el anunciado voto de castigo hacía el PSOE de las últimas elecciones europeas "no se ha observado por ningún sitio". También se reservó algunas palabras para Izquierda Unida y, en especial, para sus líderes nacionales, que han preconizado la teoría del sorpasso o adelantamiento al PSOE: "Eso no se ha producido, pero sí un componente de juego de suma cero entre PSOE e IU que ha beneficiado al adversario".

Los socialistas madrileños han extraído del escaso respaldo ciudadano obtenido en estos comicios en la región varias lecturas a su favor, como la de que la FSM ha sido una de las federaciones socialistas que mejor se ha recuperado del hundimiento estrepitoso sufrido por el PSOE en las pasadas elecciones europeas en toda España. Y otra lección: IU también tiene su techo y no ha sido precisamente un gran aliado en esta contienda.

La cabeza visible del PSOE en a región, Joaquín Leguina, presidente del Gobierno madrileño desde 1983, acabó su comparencia de esta madrugada en la Puerta del Sol, junto al despacho en el que ha trabajado estos 12 años, con el consejo de Dashiel Hammett a un "amigo rojo" temeroso de ir a la cárcel por desacato durante la caza de brujas de McCarthy en Estados Unidos: "Te lo pasarías mejor si no te pusieras la corona de espinas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de mayo de 1995

Más información

  • El perdedor en la Asamblea vuelve a su trabajo en el INE